Plusesmas.com

Glipizida

La diabetes mellitus se produce por la disminución o ausencia de producción de la hormona insulina por el páncreas. La insulina controla el nivel de azúcar en la sangre. La Glipizida es un tratamiento eficaz para la diabetes y actúa por dos vías diferentes.

Grupo

antidiabéticos, antidiabéticos orales

¿Qué es?

La glipizida es un medicamento útil cuando falla la insulina en el control del nivel de azúcar. La glipizida, por una parte, promueve la producción y liberación de insulina por el páncreas y por otra facilita la entrada del azúcar al interior en las células, controlando así los niveles de azúcar en sangre.
La diabetes mellitus se produce por la disminución o ausencia de producción de la hormona insulina por parte del páncreas. La insulina se encarga de controlar el nivel de azúcar en la sangre.

¿Para qué se utiliza?

Diabetes mellitus tipo II (no dependiente de insulina), en pacientes que no pueden controlarse únicamente con dieta.

¿Cómo se utiliza?

En España glipizida existe comercializada para su administración oral en forma de comprimidos.

La dosis adecuada de glipizida puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende del control de la enfermedad en cada paciente (niveles de glucosa en sangre), principalmente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos: Inicialmente 5 mg (1 comprimido) cada 24 h. Si no se consigue un adecuado control de los niveles de glucosa en sangre, puede incrementarse la dosis progresivamente. La dosis máxima recomendada es de 20 a 30 mg al día.

Dosis oral en ancianos y personas debilitadas: Inicialmente 2,5 mg (medio comprimido) cada 24 h.

Se recomienda ingerir los comprimidos en una sola toma, en ayunas, antes del desayuno. Si la dosis diaria supera los 15 mg es preferible dividirla en dos tomas, antes del desayuno y en la cena.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se la había indicado.
La glipizida debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: porfiria, enfermedad de Addison (insuficiencia suprarrenal), fiebre elevada, nauseas, vómitos, malnutrición o insuficiencia de la hipófisis.
El uso de este medicamento no le permite abandonar otras medidas que le hayan sido indicadas como la dieta o el ejercicio.
Este medicamento se administrará con especial precaución en los ancianos ya que son más propensos a padecer efectos secundarios al uso de glipizida. Por ello, se iniciará el tratamiento con dosis menores y se ajustará la dosis con precisión.
Deben controlarse los niveles de glucosa en sangre y orina mientras esté en tratamiento con este medicamento.
Es muy importante conocer los síntomas de la disminución de los niveles de glucosa en sangre y de la hiperglucemia pata tratarlos rápidamente. La hipoglucemia se manifiesta como ansiedad, visión borrosa, sensación de hambre, somnolencia, cansancio y pulso rápido. Los síntomas de la hiperglucemia aparecen de forma más tardía e incluyen visión borrosa, somnolencia, sequedad de boca y piel, pérdida de apetito, nauseas, vómitos, respiración rápida y sed intensa. Pregunte a su médico acerca de las medidas a adoptar en cada caso.
Debe evitar tomar bebidas alcohólicas mientras esté en tratamiento con glipizida, ya que podría producirse descompensación en los niveles de glucosa e intolerancia al alcohol.
Es conveniente llevar una identificación en la que se indique que sigue tratamiento con antidiabéticos orales.
Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a este medicamento o en caso de alergia a otros medicamentos derivados de la sulfonilurea o del grupo de las sulfamidas. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
En pacientes con diabetes mellitus juvenil (insulino dependiente o tipo I), insuficiencia renal, hepática o tiroidea, diabetes complicada con cetosis, acidosis o coma diabético, intervenciones quirúrgicas, infecciones o traumatismos graves.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

La glipizida puede interaccionar con un gran número de medicamentos, pudiéndose producir tanto aumento como disminución en su efecto terapéutico. Algunos de ellos son los siguientes: alopurinol, antiácidos (bicarbonato sódico, hidróxido de magnesio), anticonceptivos orales, azúcares, cimetidina, colestiramina, fluconazol, heparina, rifampicina, antibióticos del grupo de las sulfamidas (sulfametoxazol) o de las tetraciclinas (tetraciclina, doxiciclina) e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina IECA (captoprilo, enalaprilo, lisinoprilo), entre otros.
Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

La glipizida puede alterar los resultados de algunos análisis en sangre, por lo que si le van a realizar un análisis avise que está recibiendo este medicamento.
Los efectos adversos de este medicamento son, en general, poco frecuentes, pero pueden ser importantes. Los más frecuentes son: nauseas, vómitos, acidez de estómago, estreñimiento o diarrea, alteraciones del gusto, dolor de cabeza, mareos y sensación de hormigueo.
Raramente puede ocasionar problemas en la piel, descenso del azúcar en sangre por debajo del valor normal (hipoglucemia), alteraciones sanguíneas, mayor sensibilidad al sol o ictericia colestática (coloración amarilla de piel y mucosas por alteración del flujo biliar), principalmente. Si se produce este último efecto adverso debe notificarlo inmediatamente a su médico.
La glipizida puede producir otros efectos adversos. Informe a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

Por lo general, en las mujeres diabéticas que no se controle la glucemia durante el embarazo sólo con dieta, se aconseja el control de la misma con insulina y dieta. Los antidiabéticos orales atraviesan la placenta, estimulan la producción de insulina en el feto y pueden causar hipoglucemia en el nacimiento. En caso de administrar glipizida durante el embarazo, debe suspenderse al menos un mes antes del parto para evitar que el recién nacido presente hipoglucemia.
No se conoce si la glipizida pasa a la leche materna en cantidades significativas. Debido al riesgo de producir disminución de los niveles de glucosa en sangre del lactante, se recomienda suspender la lactancia materna o evitar la administración de este medicamento.

¿Necesita receta médica?

Sí.

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Glibenese®, Minodiab®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso