Plusesmas.com

Interferón beta

Los interferones son sustancias que se producen de forma natural en células del organismo para actuar frente a infecciones y tumores. Existen tres clases de interferones: alfa, beta y gamma.Los interferones son fármacos que activan las defensas fisiológicas y controlan el crecimiento celular, atacando a células infectadas o a células cancerosas.

Grupo

medicamentos contra el cáncer.

¿Qué es?

Los interferones son sustancias que se producen de forma natural en células del organismo para actuar frente a infecciones y tumores. Existen tres clases de interferones: alfa, beta y gamma.

Los interferones son fármacos que activan las defensas fisiológicas y controlan el crecimiento celular, atacando a células infectadas o a células cancerosas.

¿Para qué se utiliza?

➤ Hepatitis B crónica activa
➤ Hepatitis C crónica activa.
➤ Condiloma acuminado resistente al tratamiento convencional.
➤ Carcinoma de mama.

¿Cómo se utiliza?

El interferón beta sólo se puede utilizar bajo estricto control médico.

Sólo existen comercializadas formas inyectables de interferón beta.

El interferón beta se administra por vía intramuscular o en la zona afectada.
La dosis adecuada de interferón beta es diferente para cada paciente, y depende de muchos factores como: la razón por la que se está utilizando el fármaco (enfermedad), si se utiliza sólo o en combinación con otros fármacos contra el cáncer, las características del paciente (tamaño o superficie corporal), la situación general del paciente (hígado, riñón, analítica en sangre,...), etc.

No se recomienda el uso de interferón beta en niños.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Si se le olvida una dosis, no duplique la siguiente. Consulte con su médico.

El interferón beta puede disminuir la cantidad de células de la sangre (leucocitos y plaquetas), y en ocasiones, es necesario que tenga en cuenta una serie de recomendaciones:

Cuide la higiene y evite el contacto con personas que padezcan una infección.

Avise a su médico si padece fiebre, escalofríos o tos.

En pacientes ancianos se recomienda precaución en su uso e iniciar el tratamiento con dosis menores, ya que pueden presentar un riesgo mayor de ciertos efectos adversos: hipotensión, arritmias cardíacas).

Se recomienda que tome muchos líquidos durante el tratamiento con este fármaco.

No conduzca vehículos ni maneje maquinaria peligrosa o de precisión durante el tratamiento, ya que este fármaco puede producir cansancio, disminución de la atención, mareos.

Se recomienda que no tome bebidas alcohólicas durante la administración de este fármaco.

Mientras esté en tratamiento con este medicamento debe realizar visitas periódicas a su médico para controlar la evolución del tratamiento y la posible aparición de efectos adversos.

Debe utilizarse con precaución en pacientes depresión de la médula ósea, insuficiencia coronaria o cardíaca, enfermedad respiratoria, diabetes descompensada o coagulopatías. Consulte a su médico si padece alguno de estos transtornos.

Este fármaco puede causar una reacción parecida a los síntomas de la gripe. Para evitar que se produzcan su médico puede aconsejarle que toma paracetamol antes de cada dosis de interferón. Siga las instrucciones de su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En pacientes con insuficiencia renal, hepática o cardíaca graves, epilepsia o enfermedad cerebral, hepatitis autoinmune, enfermedad tiroidea no controlada.

En caso de alergia al interferón beta o a otros preparados de interferón.

Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

El interferón beta puede aumentar la toxicidad de corticoides y de antiinflamatorios no esteroideos.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos secundarios del interferón beta son frecuentes. Todos los pacientes experimentan algún tipo de efecto adverso, pero sólo entre el 10% se ven obligados a suspender el tratamiento.

Las reacciones adversas más comunes son un cuadro con síntomas gripales: fiebre, fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, sequedad de boca, taquicardia, dolor muscular.

En ocasiones pueden producirse: pérdida de pelo (que reaparece cuando finaliza el tratamiento), disminución del número de células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), dolor y reacción en el punto de inyección, tos, sequedad de piel, dermatitis, visión borrosa, sordera, anemia, ansiedad, insomnio, alteraciones del ciclo menstrual.

Avise a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No existen estudios en humanos sobre la administración de interferón beta durante el embarazo, pero estudios en animales han demostrado que puede producir daños en el feto. No se recomienda su uso durante el embarazo.

No se sabe si el interferón beta se excreta en la leche materna, por lo que se recomienda suspender la lactancia durante el tratamiento.

¿Necesita receta médica?

Sí. Se trata de un medicamento de diagnóstico hospitalario. La prescripción la debe realizar un médico de hospital.

¿Cómo se conserva?

Mantenga el medicamento en el frigorífico, protegidos de la luz y sin congelar.

No lo deje al alcance de los niños.

Deséchelo una vez concluido el tratamiento.

Nombres Comerciales

Frone®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso