Plusesmas.com

Ketoconazol (vía sistémica)

El ketoconazol es un medicamento que pertenece al grupo de los antifúngicos imidazoles. Se utiliza para tratar infecciones causadas por hongos. Actúa interfiriendo con su crecimiento. Los imidazoles inhiben la producción de una sustancia, denominada ergosterol, que es un componente de la pared celular del hongo.

Grupo

antifúngicos, antifúngicos sistémicos

¿Qué es?

El ketoconazol es un medicamento que pertenece al grupo de los antifúngicos imidazoles. Se utiliza para tratar infecciones causadas por hongos. Actúa interfiriendo con su crecimiento.
Los imidazoles inhiben la producción de una sustancia, denominada ergosterol, que es un componente de la pared celular del hongo. El daño que se causa a la membrana no se puede reparar y esto interfiere con la capacidad de la célula para reproducirse.

¿Cómo se utiliza?

Existen comercializadas formas de administración orales (cápsulas y suspensión).
La dosis adecuada de ketoconazol puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis medias más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico:
Dosis oral:
Adultos y adolescentes. 200 a 400 mg una vez al día durante semanas o meses (depende del tipo de infección tratada).
Niños mayores de 2 años. Una toma diaria de 3,6 a 6,6 mg por kg de peso durante semanas o meses (depende del tipo de infección tratada).
Niños menores de 2 años: Debe determinarse por el médico.
Tome el ketoconazol durante las comidas.

¿Para qué se utiliza?

Infecciones causadas por hongos (micosis) sensibles al ketoconazol: micosis sistémicas, candidiasis severa crónica mucocutánea y vaginal, dermatofitosis (tiñas) resistentes de piel y uñas, profilaxis de micosis en pacientes inmunodeprimidos.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
Es muy importante que tome todas las dosis que se le hayan recetado, aunque se sienta bien a los pocos días de tomar el antifúngico. El abandono del tratamiento puede suponer una recaída.
Si los síntomas no mejoran en unas semanas o empeoran avise a su médico.
La presencia de algunas alteraciones médicas puede afectar al uso del ketoconazol. Avise a su médico si presenta: aclorhidria (ausencia de ácido en el estómago), hipoclorhidria (descenso de la cantidad de ácido en el estómago), enfermedad renal o hepática.
El ketoconazol puede hacer a los ojos más sensible a la luz. Llevar gafas de sol y evitar la exposición a la luz brillante le ayudará a evitar molestias oculares.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a algún antifúngico azólico.
Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

El ketoconazol oral no se debe tomar con astemizol, cisapride o terfenadina, ya que se puede incrementar el riesgo de efectos adversos que afectan al corazón.
Si está tomando antiácidos, cimetidina, famotidina, nizatidina, omeprazol o ranitidina, tome estos medicamentos, al menos, dos horas después del ketoconazol.
Otros medicamentos que interaccionan con el ketoconazol son: alcohol etílico, anfotericina B, anticoagulantes orales, anticonceptivos orales, antidepresivos tricíclicos, fenitoína, fenobarbital, benzodiazepinas, corticosteroides, ciclosporina, didanosina, loratadina, propafenona, rifampicina, tolbutamida.
Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos del ketoconazol son, en general, leves y transitorios.
Ocasionalmente: náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, prurito, ginecomastia.
Raramente: alteraciones hepáticas, generalmente reversibles al suspender el tratamiento.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

Aunque no hay estudios adecuados en mujeres embarazadas, el ketoconazol atraviesa la placenta en varias especies animales, donde se han observado diversas malformaciones. Por lo tanto, no se debe tomar durante el embarazo, salvo en caso de ausencia de alternativas terapéuticas más seguras. Indique a su médico si está o puede llegar a estar embarazada.
El fluconazol pasa a la leche materna, por lo que se debe suspender la lactancia o dejar de tomar el medicamento.

¿Necesita receta médica?

Sí.

¿Cómo se conserva?

Mantener en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños

Nombres Comerciales

Fungarest®, Fungo Hubber®, Ketoisdin®, Micoticum®, Panfungol®.
Existen también productos genéricos de ketoconazol.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso