Plusesmas.com

¿Qué es la insulina glargina?

La insulina glargina es un producto análogo a la insulina humana de acción prolongada.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: ¿Cómo se administra la insulina?

Grupo

antidiabéticos, insulinas de acción prolongada.

¿Qué es?

La insulina glargina es un producto análogo a la insulina humana de acción prolongada. En su estructura se han intercambiado y añadido algunos aminoácidos. De esta manera, la insulina resultante presenta una duración de acción de al menos 24 horas, más larga que la insulina natural, permitiendo ser administrada una vez al día.

La insulina es una hormona producida por el páncreas y que en los pacientes diabéticos se produce en baja cantidad o está ausente. Es la principal hormona responsable del control de los niveles de glucosa en el organismo. El uso de insulina permite a los pacientes diabéticos mantener glucemias (niveles de glucosa en sangre) normales.

¿Para qué se utiliza?

Diabetes mellitus tipo I (dependiente de insulina).
Diabetes mellitus tipo II (no dependiente de insulina), en pacientes que presenten descompensaciones agudas de la glucemia, mal control de la enfermedad, que no puedan tomar antidiabéticos orales o en circunstancias como infección grave, cirugía, tratamientos con corticoides o proeblemas para alimentarse por boca.
Diabetes gestacional (Diabetes mellitus que tiene lugar únicamente en el embarazo).

¿Cómo se utiliza?

En España la insulina glargina existe comercializada para su administración subcutánea (inyección debajo de la piel) en forma de viales.

La dosis adecuada de insulina debe ser establecida por el médico dependiendo de los requerimientos de cada paciente, de su peso, edad, del tipo de diabetes y de la administración simultánea de antidiabéticos orales.
En general, se administrará una vez al día, siempre a la misma hora. En niños, se administrará preferentemente por la tarde. En pacientes con diabetes tipo II, el médico puede indicar su administración junto con medicamentos antidiabéticos orales.

La inyección subcutánea con insulina glargina debe realizarse en los brazos, muslo, nalga o abdomen, alternando el lugar de inyección de manera que un mismo lugar de inyección no sea utilizado más de una vez al mes. La inyección subcutánea de insulina no debe penetrar en ningún vaso sanguíneo y no debe aplicarse masaje en el lugar de inyección.

Este tipo de insulina nunca se debe administrar por vía intravenosa (directamente en la vena) ni diluir o mezclar con otros tipos de insulina.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Los niveles de glucosa en sangre o en orina deben controlarse periódicamente mientras está en tratamiento con insulina.
La insulina debe administrarse con especial precaución en caso de padecer una enfermedad del hígado o del riñón.
Asegúrese de que tiene el tipo y la concentración de insulina que su médico le ha recetado antes de administrársela.
Mientras esté en tratamiento con insulina debe seguir la dieta indicada por su médico y hacer ejercicio periódicamente.
Si se producen variaciones en el tipo de vida, en la dieta, en el ejercicio o si aparece una infección, un traumatismo o si es sometido a una intervención quirúrgica puede ser necesario modificar la dosis de insulina administrada. Consulte con su médico o farmacéutico.
No use la insulina si presenta grumos, está más espesa de lo normal, contienen cristales, se pega a la botella o si parece haber estado congelada.
Nunca agite el envase de insulina vigorosamente.
Use este medicamento como se lo indique su médico y nunca se administre más dosis de las indicadas.
Se recomienda un consumo moderado de alcohol y siempre junto con las comidas. El alcohol puede ocasionar una disminución importante en los niveles de glucosa en sangre.
Si es usted fumador y decide dejar de fumar consulte con su médico, ya que al dejar de fumar puede ser necesario disminuir la dosis de insulina administrada.
Otros miembros de su familia deben aprender cómo prevenir y cómo tratar los efectos adversos del tratamiento con insulina.
Si sale de viaje es conveniente llevar una copia de su historia clínica reciente, mantener los horarios de las comidas tan parecidos como sea posible a los horarios normales y conservar adecuadamente la insulina.
Es conveniente llevar una identificación en la que se indique que sigue tratamiento antidiabético con insulina.
La insulina interacciona con un gran número de medicamentos. No tome ningún medicamento sin consultar con su médico o farmacéutico.
La insulina glargina es una sustancia prohibida en el deporte de competición y puede dar positivo en un control de dopaje.
Es conveniente llevar siempre una dosis extra de insulina por si presenta una elevación de los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia), una dosis de glucagón por si presenta una disminución importante de los niveles de glucosa (hipoglucemia) y caramelos o azucarillos por si presenta una ligera hipoglucemia.
Es muy importante conocer los síntomas de la disminución (hipoglucemia) y de la elevación (hiperglucemia) de los niveles de glucosa en sangre para tratarlos rápidamente. La hipoglucemia se manifiesta como ansiedad, visión borrosa, sensación de hambre, somnolencia, cansancio y pulso rápido; en casos de hipoglucemia grave que incluyen pérdida del conocimiento debe administrarse glucagón. En caso de hipoglucemia leve, puede tomarse glucosa en forma de caramelos, azucarillos o zumo de frutas. No debe tomarse chocolate para los síntomas de hipoglucemia porque su grasa enlentece el paso de glucosa a la sangre. Los síntomas de la hiperglucemia aparecen de forma más tardía e incluyen visión borrosa, somnolencia, sequedad de boca y piel, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, respiración rápida y sed intensa. La hiperglucemia puede tratarse administrando más insulina o modificando la dieta.
Si se produce una hipoglucemia o una hiperglucemia puede verse afectada su capacidad de concentración y de reacción. Si aparecen con frecuencia o si no es capaz de reconocerlos sería conveniente evitar la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria peligrosa.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a este medicamento. Si siente algún tipo de reacción alérgica deje de administrar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
En caso de presentar bajos niveles de glucosa en sangre (hipoglucemia).
En pacientes con estrechamiento significativo de las arterias coronarias o de los vasos sanguíneos que van al cerebro, así como en pacientes con retinopatía proliferativa, ya que una hipoglucemia podría ser contraproducente.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Algunos medicamentos que interaccionan con insulina glargina son: ácido acetilsalicílico (aspirina), amitriptilina, testosterona, diltiazem, nifedipina, anticonceptivos orales, betabloqueantes (atenolol, propanolol), diuréticos tiazídicos (bendroflumetiazida, triclormetiazida), corticoides (hidrocortisona), fenitoína, gemfibrozilo, octreótido, antihipertensivos inhibidores del enzima convertidor de angiotensina (captoprilo, enalaprilo, lisinoprilo), tetraciclinas (oxitetraciclina, doxiciclina).
Informe a su médico o farmacéutico de cualquier medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos de la insulina glargina son, en general, frecuentes aunque leves y transitorios. Los más frecuentes son disminución de los niveles de glucosa en sangre por debajo del límite normal (hipoglucemia) con síntomas como hambre, palidez, sudor frío, palpitaciones, dolor de cabeza, ansiedad, y visión borrosa, así como deformación de la grasa en los lugares de inyección (si se repiten las administraciones en el mismo sitio) y reacciones locales en la piel.
La insulina glargina puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

Está aceptado el empleo de este medicamento durante el embarazo. Los niveles de glucosa deben vigilarse especialmente durante el embarazo, ya que si no están controlados pueden producirse anomalías en el feto. La cantidad necesaria de insulina generalmente disminuye durante el primer trimestre y se incrementa en el resto del embarazo.
La insulina glargina no pasa a la leche materna en cantidades significativas. Está aceptado su uso en madres diabéticas que dan lactancia materna.

¿Necesita receta médica?Sí.

Sí.

¿Cómo se conserva?

Conservar en frigorífico entre 4 y 8 ºC. No se debe congelar este medicamento.
No dejar al alcance de los niños.
Desechar el vial a las 4 semanas de su apertura.

Nombres Comerciales

Lantus®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso