Plusesmas.com

Facoemulsificación (operación de cataratas)

 Se denomina catarata al proceso que convierte en opaco el cristalino del ojo, un tejido transparente con forma de lente que sirve para enfocar objetos situados a diferentes distancias.

¿Qué son las cataratas?

Se denomina catarata al proceso que convierte en opaco el cristalino del ojo, un tejido transparente con forma de lente que sirve para enfocar objetos situados a diferentes distancias. Con el paso de los años, el cristalino pierde parte de su eficacia, deterioro que se manifiesta primero en la necesidad de usar gafas para la lectura y, posteriormente, en la disminución de su transparencia.

¿Cuándo está indicada la cirugía?

En la mayoría de los casos, la operación se recomienda cuando las cataratas impiden llevar una vida normal. Se desaconseja esperar a la pérdida total de visión, pues existe mayor posibilidad de complicaciones durante la cirugía. También está indicada la intervención si el oftalmólogo detecta que la catarata se está endureciendo o avanza demasiado rápido.

¿Cómo se realiza la intervención?

La técnica habitual para intervenir las cataratas es la facoemulsificación con anestesia tópica. Una vez anestesiado el ojo -en muchos casos simplemente con colirios o gotas anestésicas-, se realiza una pequeña incisión a través de la que se extrae el cristalino, ya disgregado mediante ultrasonidos. Por último, se introduce una lente plegable que se coloca en el mismo lugar que ocupaba el cristalino. La operación dura unos 15 minutos y sólo requiere una incisión de unos tres milímetros de tamaño que no necesita sutura. Así, no es preciso el ingreso hospitalario.

¿Qué complicaciones puede tener?

Dado que esta cirugía apenas presenta complicaciones, los problemas posteriores que pueden dificultar la recuperación de la visión se deben a otras patologías oculares. En este sentido, resulta imprescindible realizar una exploración preoperatoria exhaustiva para conocer el estado real del ojo.

¿Cómo es la recuperación?

Aunque el plazo para la recuperación de la visión es variable, de manera general el paciente comienza a ver bien unas horas después de la intervención. No necesita llevar el ojo tapado, ni hacer reposo y puede reanudar su vida normal el mismo día de la operación. Los únicos consejos postoperatorios consisten en evitar los esfuerzos físicos intensos y aplicar gotas antiinflamatorias en el ojo durante unas semanas.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso