Plusesmas.com

QUERIDOS RECUERDOS

«Bic naranja, Bic cristal»

«Bic naranja, Bic cristal»

En el material escolar que había que llevar al colegio, convenientemente guardado en nuestra cartera, no podían faltar, además de libros y cuadernos, la pluma y el tintero para la clase de caligrafía y un plumier de un piso o un «superplumier» de dos, en el que bien guardaba siempre debía hacer un lápiz, un afilalápiz de horquilla —luego sacapuntas—, una goma blanca de la marca MILAN, esa que tenía un olor especial que a veces daban ganas de comérsela, y por supuesto un bolígrafo.

En este caso, las opciones no parecía muchas porque a casi todos los chicos y chicas de la época les encantaba llevar un Boli Bic; eso sí, «Bic naranja» o «Bic cristal», como bien nos hizo aprender la cantinela publicitaria que no dejaba de sonar en TV y en radio —mientras lo escuchábamos, nos divertía hacer nuestra propia versión canturreando «Bic naranja o Bic limón»—, y aparecer en los carteles impresos en periódicos y revistas. ¡Ah!, y siempre dejando bien claro que «Bic naranja escribe fine, Bic cristal escribe normal». Caramba, mucha falta no hacía que no lo dijeran, pero ahí lo dejaban por si acaso.

Además, Bic tenía incluso su propio equipo ciclista en el que, claro, había muchos ciclistas franceses, pero también corrían algunos españoles, como Julio Jiménez y Luis Ocaña, que eran dos des nuestros ídolos del momento; o sea, aquel tiempo en el que ciclismo era uno de los deportes más seguidos en nuestro país. Con todos esos argumentos, cómo no íbamos a querer tener un Bic, lo que confirma lo que parece irrefutable: un simple bolígrafo fue capaz de convertirse en un icono de los años 60, y quizá también de los 70, aunque, ojo, que la cosa empezó a tomar un giro inesperado cuando, de pronto, nos enteramos de que había un nuevo bolígrafo de «tres colores» —azul, negro y rojo— que debía ser lo más. Y vaya si lo era, porque era fantástico poder escribir o dibujar utilizando solo un Boli, lo cual te daba «grandes posibilidades gráficas».

Pero ahí no quedó la cosa, porque cuando pensábamos que ya habíamos llegado a lo más, o sea, tener nuestro Bic de toda la vida y nuestro nuevo bolígrafo tricolor, va y nos enteramos de que otro nuevo de ¡diez colores! ¿Cómo, diez colores? Pues sí, diez colores: rojo, azul marino, verde, naranja, marrón, azul celeste, rosa, violeta, negro y verde oscuro. Y ahí ya sí que ni Bic naranja, ni Bic cristal, ni boli de tres colores, ni pluma. Donde estuviera el de diez colores que se quitar cualquier otro, porque no había nada más divertido que hacer un dibujo en el cuaderno lleno de colores. Eso sí, equipo ciclista no tenía. Pues nada, a hacerse del Kas, en el que corría José Manuel Fuente, «el Tarangu», Domingo Perurena y Miguel María Lasa, pero mejor será esto para otro momento, que nos estamos desviando mucho del «apasionante mundo del bolígrafo».

José Molina

Categorías

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*