Plusesmas.com

QUERIDOS RECUERDOS

¿Jugamos al tacón?

¿Jugamos al tacón?

El bueno de Mariano, el zapatero del barrio, del que ya hemos hablado en otra ocasión, o hablaremos en cualquier momento, era nuestro principal suministrador de material para que, especialmente en verano, pudiéramos jugar «al tacón». Bueno, salvo que alguno en su casa pudiera hacerse con el tacón de algún zapato —de «caballero», eso sí— ya en fase de liquidación que ni siquiera Mariano pudiera arreglar.

En realidad, el del tacón no era sino uno de los muchos juegos que nos inventábamos para pasar el rato con los amigos, habida cuenta de que no contábamos con más medios que la imaginación y los objetos con los que buenamente pudiéramos hacernos. Es decir, como lo que hacíamos con las canicas, la lima, las tabas o las chapas, pero esta vez usando simplemente los tacones de los zapatos de hombre aunque, por qué no, bien se podríamos haber jugado con el zapato completo.

Por lo demás, las reglas del juego eran bastante sencillas, al menos de la forma que los chicos de mi barrio jugábamos, porque he podido comprobar en mi ardua labor documental que en otros lares se jugaba también de otro modo, aunque siempre utilizando la misma herramienta. En nuestro caso, solo había dos maneras. La primera, dibujando con tiza una línea a cierta distancia, del tal modo que se llevaba el botín, del que luego hablaremos, el que consiguiera lanzar el tacón y ponerlo lo más cerca posible de la misma o incluso rozándola. La segunda consistía igualmente en lanzar el tacón, pero tratando de dejarlo encima del tacón de otro jugador. Para todo ello, por cierto, se requería a veces decorar convenientemente los tacones incrustándoles incluso chinchetas, de tal modo que pudieran escurrirse mejor en el asfalto. ¡Ah!, y el botín. Pues, como en todos los juegos que se preciasen, los «valiosos» cromos de la colección que estuviésemos haciendo ese momento, por lo general de la Liga de fútbol o de la Vuelta ciclista a España. Así, que mi tacón era el que estaba más cerca de la línea de tiza, pues a darme cromos los demás. Que otro jugador colocaba su tacón a un palmo del mío, pues a darle mis cromos a él.

Y así una tarde tras otra, convenientemente alternada con un montón de juegos más, de los que ya iremos hablando en otras ocasiones.

La foto aclara perfectamente qué parte del zapato se utilizaba para jugar al tacón. Se ruega encarecidamente a todo aquel que disponga de imágenes que ilustren con exactitud cómo se jugaba, lo haga saber a la mayor brevedad posible a la autoridad competente.

José Molina

Categorías

Relacionados

  • Juegos y juguetes

    Juegos y juguetes

    Jugábamos a los juegos de toda la vida: el escondite, el calderón, la soga, las cocinitas, el pillapilla, etc. Y a algunos que entonces eran de toda la vida y ya no lo son: las tabas...

  • ¿A qué jugabas?

    ¿A qué jugabas?

    Es la hora de jugar, saltar, correr, coleccionar y recordar lo bien que nos lo pasábamos cuando éramos pequeños.

  • ¿Jugabas a los bonis?

    ¿Jugabas a los bonis?

    A todas las niñas nos encantaba jugar a los bonis, eran alfileres con cabezas de distintos colores que coleccionábamos con mucho amor...

  • Juguetes nada tecnológicos

    Como tantas niñas de mi época, yo fui a un colegio de monjas, donde... SEGUIR LEYENDO

Comentarios (1)

* *

*

Julián
07 octubre 2018 00:40

Hola...hace 40 años yo también jugaba al tacón, bueno nosotros en León lo llamábamos taco. Pero el juego era algo más complejo. El juego no tenía límite de participantes pero era habitual juntar al menos a tres o cuatro profesionales. Todos disponíamos de un tacón negro o marrón que comprábamos en el kiosco de turno junto con unas cajas de fotogramas y una tiza. La competición comenzaba trazando una línea en la acera o carretera, que antes no había tanto tráfico como ahora, después nos alejábamos unos 5 metros de la línea y tirábamos el taco sobre la misma. Esta línea de tiza a veces se sustituía por una pared (ya construida claro está). El objetivo de este primer lanzamiento era establecer el orden de salida del plato fuerte del juego. En el suelo se dibujaba un cuadrado con la tiza como de 50cm de lado o algo más y dentro de él cada escolapio introducía un número de pelis o fotogramas previamente acordado. Ahora lanzaba el taco desde la línea o pared al recuadro de tiza el jugador ganador de la primera parte de la partda con la intención de sacar las pelis. Si sacaba alguna peli del cuadrado volvía a lanzar el taco desde donde había quedado para seguir aumentando su botín ya que las pelis se las quedaba para siempre el jugador que lograba arrancar las pelis a leñazo vivo del cuadrado de tiza. Bueno, este es el recuerdo que me queda de este juego....

Página: 1 / 1 (1 Elementos)