Plusesmas.com

El fantástico «Scalextric»

El fantástico «Scalextric»

En 1962 llegó a España el popular Scalextric, aquel juego de carreras de coches que causó furor entre los niños de aquella época, y de épocas sucesivas. Bueno, matizo, causó furor no solo entre los más pequeños, sino también entre los adultos, porque, como bien podrán certificar muchos, cuando, por ejemplo, milagrosamente los Reyes traían un Scalextric a una casa, el primero que se lanzaba de cabeza a jugar con él era el padre, y hasta podría decirse que procedía a su inmediata confiscación.

Un juego inventado hacía una década por el ingeniero británico Fred Francis, después de que la empresa inglesa Lines Bros. Ltd. llegase a un acuerdo con la juguetera española Exin —sí, la del cine— para su comercialización en nuestro país, dado que en aquel tiempo parece que los únicos que podían entrar libremente eran los turistas, ya que los productos extranjeros estaban poco menos que vetados.

En todo caso, gracias a este «fructífero acuerdo comercial» pudimos disfrutar de lo lindo con este fantástico juguete que nos permitía pasarnos tardes enteras con los amigos echando carreras. Además, aunque al principio el Scalextric era bastante simple, o sea, un circuito con unas cuantas curvas, dos pistas, un transformador y dos mandos a distancia, poco a poco se fueron añadiendo más accesorios, como vallas, peraltes, puentes, chicanes, más pistas…, que lo fueron haciendo mucho más emocionante y espectacular.

También los coches con los que se corría fueron siendo cada vez más atractivos. Así, de los primeros modelos, como el Mercedes 250 SL, el Jaguar E-Type o el Lotus 21, se fue pasando al Porsche 911, el Lancia Stratos o el Ferrari B3 F1. Bueno, y por aquello de conservar el espíritu patrio, hasta se podía competir con un Seat 850 TC Abarth y un Seat 600 TC, que salió a la venta en 1966.

Hoy día, por lo visto, Scalextric se sigue comercializando; eso sí, con circuitos y coches de alta tecnología que permiten, por ejemplo, carreras con seis coches en pista y mandos inalámbricos pero, habida cuenta del historial de juegos electrónicos y digitales que a estas alturas llevamos encina, seguro que ya no consigue provocar aquel «impacto súbito» que nos producía tener un Scalextric y la emoción con la que jugábamos con él.

José Molina

Categorías

Relacionados

  • Juegos y juguetes

    Juegos y juguetes

    Jugábamos a los juegos de toda la vida: el escondite, el calderón, la soga, las cocinitas, el pillapilla, etc. Y a algunos que entonces eran de toda la vida y ya no lo son: las tabas...

  • Juguetes nada tecnológicos

    Como tantas niñas de mi época, yo fui a un colegio de monjas, donde... SEGUIR LEYENDO

  • Juegos Reunidos Geyper

    Juegos Reunidos Geyper

    Al parchís y la oca, que eran desde luego los más populares, había que añadir ruleta y punto, quita y pon, las ratas, suma y multiplica, dernier, take, 3 en raya, los cuadros, palabras, de poder a poder... SEGUIR LEYENDO

  • ¿Un juego de tenis? Pong, tennis for two

    ¿Un juego de tenis? Pong, tennis for two

    ¡Oh, qué maravilla! ¡Alucinante! ¡Hay que ver los avances tecnológicos que hay hoy día!...

Comentarios (0)

* *

*