Sagrado de Birmania

Sagrado de Birmania

Descripción:
El Sagrado de Birmania es un gato mediano y sólido, de patas cortas y fuertes. La cabeza es ancha, ligeramente triangular. Los ojos son grandes y almendrados en distintas tonalidades de azul. Cola media, de pelaje abundante. Pelo semilargo, de textura sedosa, con densa capa inferior lanosa. La capa suele ser en tonos claros; del blanco al crema y manchas en tonos oscuros que contrastan con el resto del cuerpo de otro color. Las patas deben ser de un blanco puro.

Origen:
Existe una leyenda que cuenta que los gatos venerados en los antiguos templos budistas eran Sagrado de Birmania. Sin embargo, el origen se encuentra en el cruce entre Siameses y gatos de pelo largo: Persa y Angora.
La Raza fue reconocida por la FIFE en 1926. Hacia 1950, se empezaron a exportar ejemplares a Inglaterra adoptándose en esta época el nombre actual, Sagrado de Birmania, hasta entonces se le denominaba Birmano lo que creaba confusión con Burmés (Birman en inglés). Diez años después, en la década de 1960, vendría la exportación a USA y Alemania.

Temperamento:
El Sagrado de Birmania posee un carácter tranquilo y tolerante. Se trata de un gato muy inteligente, dócil y juguetón; les gusta entretenerse haciendo pequeñas acrobacias.

Les agradan los niños y vivir con otros animales, especialmente de su especie. Gracias a su buena adaptabilidad, vivirán felices en cualquier entorno.

Compañero ideal:
El Sagrado de Birmania es un gato enérgico y una mascota divertida, como ya referimos, le gusta mantener su independencia pero disfruta mucho de la compañía de humanos.
Los gatos Sagrado de Birmania son originarios del bosque y necesitan mucho espacio para moverse. Es una raza que no será feliz en un apartamento pequeño, a menos que pueda jugar en un balcón amplio y con barandilla alta. Un patio cercado es el lugar ideal para esa raza.

Comentarios