Dálmata

Dálmata

Descripción:
El perro “manchado”, popularizado por Disney en la película de animación “101 dálmatas” es de tamaño mediano y de aspecto atlético, bien equilibrado, fuerte, musculoso y activo.
Blanco de nacimiento, ve aparecer sus características manchas a las pocas semanas de vida. Estas suelen ser uniformes y distribuidas homogéneamente entre dos o tres centímetros y más pequeñas en las patas y la cola. Existen dos tonalidades de manchas con respecto a la base blanca: el negro y el color castaño.
Es un perro de perfil simétrico, libre de tosquedad y pesadez; tiene gran resistencia y buena velocidad. Los ojos son marrones, las orejas medianas y triangulares, la cola larga y el pelo es corto, duro, denso, de aspecto liso y brillante.


Origen:
Los orígenes del Dálmata generan bastante controversia. Hay quienes dicen que procede de la antigua Yugoslavia, concretamente de Dalmacia. Otros afirman que procede del norte de la India, y algunos que es un producto del cruce de varias razas europeas, lo que demostraría su parecido al Pointer y a los hounds.
Sin embargo, lo que es claro es que, durante siglos, han sido protagonistas de numerosos cuadros. A finales del siglo XVII, los cocheros ingleses comenzaron a utilizar estos perros como vigilantes en sus viajes. A partir del siglo XIX, la raza dejó de ser utilizada para la guarda y se convirtió en perro de compañía apreciado por la nobleza.


Altura/Peso:
Machos: 56 a 63 cm y de 22 a 29 kilos de peso.
Hembras: 48 a 60 cm de altura y de 20 a 27 kilos de peso.


Temperamento:
El Dálmata es tranquilo, limpio, alegre, activo y juguetón, testarudo, independiente, amistoso y payaso. Le gusta correr, saltar, jugar y sentir la presencia y el afecto de los dueños. No es un perro ladrador: no ladra hasta tener evidencia de peligro o de amenaza. Es sumamente resistente y capaz de hacer largas caminatas a ritmo moderado sin mostrar cansancio.


Compañero ideal:
Dulce y calmado, es el cómplice perfecto para los niños, tanto de los pequeños como de los más grandes, con los que comparte los juegos. Por sus características físicas es también idóneo para los deportistas y para los cazadores. El Dálmata es muy obediente y le gusta complacer a su dueño.

Comentarios