Sabueso de Baviera

Sabueso de Baviera

Vivaz y musculoso, el Sabueso de Baviera tiene el tronco alargado y las extremidades bastante cortas. Posee un tronco potente, robusto y musculoso, así como un tórax bien desarrollado. En líneas generales, los ejemplares más puros deben dar una clara impresión de fuerza, que se refuerza aún más gracias a la piel, extremadamente fina y bien adherida a lo largo de todo el cuerpo, que hace que su musculatura quede más definida.

El color más común es el rojo, en las diversas tonalidades que van del rojo-ciervo al rojo-pálido-amarillento. Su pelaje es tupido, corto y duro al tacto. Actualmente se utilizan bastantes ejemplares de este sabueso en el sur de Baviera, en labores de caza de animales alpinos.

Origen:

La creación de esta raza de rastro alemana responde a las necesidades de formar un perro con el cual poder cazar a través de los terrenos inaccesibles de las montañas bávaras. Se buscaba un animal capaz de atravesar y adaptarse a lugares escarpados a los que se accede con dificultad; eso sí, conservando su excelente olfato.

De estas necesidades surgió el motivo por el cual los cazadores bávaros se decidieron a cruzar el Sabueso tirolés con otro más poderoso, el Sabueso de Hannover. El resultado fue satisfactorio y el Sabueso de Baviera se convirtió en un perro más liviano y ágil.

Tamaño:

Los machos presentan una altura a la cruz de entre 47 y 52 cm, mientras las hembras se sitúan entre 44 y 48 cm.

Peso:

De 20 a 25 kg.

Comentarios