Plusesmas.com

El dolor se puede medir

El dolor se puede medir

Es importante ayudar al enfermo a definir el dolor.

Describir el dolor no es sencillo. No sólo es necesario encontrar las palabras precisas, sino también rastrear su historia y situarlo en el contexto de la vida cotidiana. Es importante ayudar a la persona que tiene un dolor a que trate de definirlo lo mejor posible.

Antes de ir al médico, conviene intentar responder a estas preguntas:
- ¿Dónde siente el dolor?
- ¿Cuándo aparece, en qué situaciones? ¿Cuánto dura?
- ¿Cuándo empezó a notarlo?
- ¿Cómo ha evolucionado?
- ¿Qué intensidad tiene?
- ¿Es variable? ¿Es más fuerte en algunos momentos del día?
- ¿Qué lo agrava?
- ¿Qué lo alivia: medicamentos, calor o frío, una postura concreta...?
- ¿Qué repercusiones tiene sobre la vida cotidiana, sobre el sueño, sobre el estado de ánimo?

Conviene también recordar al médico otros problemas de salud, si los hay, así como ponerlo al tanto de acontecimientos o cambios recientes que hayan podido afectar a la persona (enfermedad o pérdida de un ser querido, problemas financieros, mudanzas, etc.). Además, hay que decirle al médico las medicinas que se toman, tanto de forma regular como ocasionalmente.

El dolor se puede medir
Algunos médicos piden a sus pacientes que clasifiquen su dolor en una escala gradual de 0 a 10 (el 0 correspondería a la ausencia de dolor y el 10, al dolor máximo imaginable). Otros, prefieren recurrir a representaciones gráficas visuales. El procedimiento utilizado es lo de menos: lo esencial es que el médico consiga comprender qué es lo que la persona siente, y que pueda medir la evolución del dolor en cada visita.

Relacionados

  • El dolor crónico: una efermedad

    El dolor crónico: una efermedad

    Dos de cada tres personas de más de 65 años sufren dolores crónicos.

  • El dolor se puede tratar

    El dolor se puede tratar

    No hay que sufrir. Existen numerosos medicamentos contra el dolor, los llamados analgésicos. Pero es importante utilizar el adecuado a cada caso y tomarlo siguiendo escrupulosamente sus indicaciones.

  • Medicamentos contra el dolor

    Medicamentos contra el dolor

    Relajantes musculares y anti-inflamatorios también atenúan el dolor.

  • Fatiga y alteraciones del sueño

    Fatiga y alteraciones del sueño

    Alrededor de la mitad de las personas mayores de 75 años padece insomnio, y una tercera parte toma medicamentos para dormir. Sin embargo, son pocas las que sufren realmente falta de sueño. Superar el insomnio es posible si tenemos en cuenta algunas reglas.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso