Plusesmas.com

En una biografía ¿se puede hablar de todo?

En una biografía ¿se puede hablar de todo?

«Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

La persona que cuenta es quien decide qué tema es tabú y no se puede abordar: cada uno habla de lo que quiere hablar. Aunque también depende de los destinatarios. Puede haber temas excesivamente íntimos que, en el fondo, no interesen a los demás. Contar la vida de uno no significa exhibirla.

Pero tampoco hay que caer en el otro extremo: transmitir solo fechas y hechos sin contenido, o preocuparse únicamente por contar cosas ejemplarizantes. Como ocurría en una familia aristocrática en la que, generación tras generación, se había conservado una especie de diario en el que el padre había ido consignando los hechos más destacados. El problema es que en él solo se hacía referencia a los episodios irreprochables, las fiestas, los grandes éxitos o las alianzas ventajosas... Mil silencios y algunas mentirijillas completaban el diario.

Así, por ejemplo, a mediados del siglo XIX, una de las jóvenes de la familia había vivido una gran historia de amor con un maharajah de la India, antes de casarse con un oficial inglés. A los descendientes que aún conservaban ciertos rasgos exóticos les habría gustado saber quién fue el antepasado que les había transmitido esa peculiaridad. Pero el diario no contaba nada al respecto. Lo que en su día fue un episodio vergonzoso se convirtió, con el tiempo, en una historia romántica, que todos los descendientes habrían comprendido si el antepasado responsable de ese silencio hubiera tenido la valentía de romper el tabú

Relacionados

  • ¿Por qué olvidamos?

    ¿Por qué olvidamos?

    Conocer los mecanismos y las causas de los olvidos puede resultar fundamental para poder prevenirlos. El funcionamiento de la memoria nos permite explicar por qué se producen los olvidos y si son o no síntoma de alguna patología o simplemente olvidos.

  • ¿Cómo escribir la historia de la propia vida?

    ¿Cómo escribir la historia de la propia vida?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Cómo escribir la vida de otra persona?

    ¿Cómo escribir la vida de otra persona?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso