Plusesmas.com

¡Correcaminos, Bip Bip…!

domingo, 4 de diciembre de 2016

¡Correcaminos, Bip Bip…!

No me duelen prendas al asegurar que, de pequeño, era un fan incondicional de “El Coyote y el Correcaminos”, aquellos inolvidables personajes de la serie de dibujos animados creada, en 1949, por Chuck Jones para Warner Brothers y que se emitía en TVE tiempo ha, sin que ahora mismo acierte a recordar con exactitud cuándo.

Me encantaban, desde luego, las divertidas peripecias que protagonizaban sin necesidad de utilizar palabras, sino simplemente a base de “gags”, o sea, poniendo en acción sus particulares estrategias, que no ambos resolvían con idéntico acierto. Por un lado, estaban las “maquiavélicas” tácticas del astuto Coyote (Carnivorous vulgaris), cuya única finalidad era poder algún día atrapar al escurridizo Correcaminos, ideando para ello todo tipo de rocambolescas argucias. Para tan noble finalidad, por supuesto, no había mejor remedio que echar mano de los variados artilugios de la firma Acme, que aparentemente parecían eficaces, pero que en la práctica eran un auténtico desastre.

A esto, sin duda, contribuía, por otro lado, la extraordinaria habilidad del velocísimo Correcaminos (Accelerati incredibilus), que no se sabe muy por qué siempre lograba escapar de las mortales trampas que le tendía su “enemigo número uno”. Pero al son del famoso “Bip Bip”, salía escopetado cada vez que el desesperado Coyote le colocaba una caja de explosivos en el camino, le lanzaba una piedrade dimensioens descomunales, trataba de empujarle al abismo utilizando cualquier mecanismo o intentaba que algún vehículo lo atropellara.

Todo era inútil. El Correcaminos, quizá por su amplia experiencia en tácticas de escapatoria, se las sabía todas y siempre dejaba al pobre Coyote con la miel en los labios, aunque su frustración no era impedimento para que, en el siguiente capítulo, volviera a intentar atraparlo, fuera como fuese y costara lo que costase.

 

[José Molina]

Categorías

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*