Cómo Raphael y los toros trajeron a Los Beatles a España

Cómo Raphael y los toros trajeron a Los Beatles a España

Hace ya 58 años que Los Beatles se desmelenaron. El 22 de marzo de 1963, cuatro jóvenes imberbes de Liverpool sacaban su primer álbum Please, Please Me, cambiando la historia de la música para siempre. El álbum, que contenía sencillos como Love Me Do o el propio Please, Please Me, fue todo un éxito, situándose como álbum número 1 en las listas más importantes del Reino Unido. Había dado comienzo la Beatlemanía. Los cuatro “melenudos” pasaron de tocar en el club de rock and roll  The Cavern a llenar recintos en todo el mundo, entre ellos la Plaza de Las Ventas en Madrid y la Plaza La Monumental en Barcelona, pero ¿cómo llegaron a tocar en España?

Lo que poca gente sabe es que 1963 no solo fue el año en el que la banda de Liverpool sacó su primer disco, sino que también fue la primera vez que los cuatro pisaban España. En marzo de 1963, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison disfrutaron en primera persona de una de nuestras famosas insolaciones mientras pasaban unos días de vacaciones en Tenerife. Había que haberles avisado de que el sol tinerfeño no es comparable al de Liverpool, pero bueno, al menos el recuerdo de España no se les iba a olvidar fácilmente. Por otra parte, John Lennon, al que le iba más lo “clásico”, escogía Torremolinos como su lugar de vacaciones, acompañado de Brian Epstein, el mánager del grupo, buscando desconectar tras los ajetreados meses de grabación y producción.

Sin embargo, es aquí donde la historia se vuelve interesante. Brian Epstein, conocido como “El Quinto Beatle”, era un gran aficionado a las corridas de toros, y, aprovechando el viaje, quiso disfrutar en directo de una de nuestras tradiciones más famosas. Epstein se dirigió a Sevilla, donde, casualmente, coincidió con José Luis Álvarez, director de la reputada revista musical Fonorama, y con el empresario Enrique Bermúdez, con el que comenzó a estrechar posturas en torno a la posibilidad de celebrar dos conciertos en nuestro territorio. Al volver a Londres, Epstein llamó al empresario, cerrando los dos conciertos por una cantidad de 5000 libras esterlinas, además de que todos los gastos corriesen de parte del organizador. Bermúdez, sin el dinero suficiente, pero consciente de que era una oportunidad única, recurrió a pedir dinero prestado a uno de sus representados, y quién mejor que el artista español más destacado de la época. Raphael.

Dos años más tarde, el 1 de julio de 1965, Los Beatles pisaban de nuevo nuestro país, esta vez no de vacaciones, si no para la celebración de dos conciertos en Madrid y Barcelona. Después de una gran variedad de éxitos cosechados a lo largo del mundo, venían a hacer lo propio dentro de nuestras fronteras, pero “Spain is different” y este éxito no se tradujo de igual manera en nuestro territorio. El viaje comenzó ya accidentado, sobre todo para un Ringo Starr, que, no contento con la insolación de años atrás, a punto estuvo de llevarse un “porrazo” al chocar con un policía tras firmar unos autógrafos a la salida del avión. Los Beatles actuaron en Madrid durante 25 minutos ante una plaza semivacía, en lo que se consideró un concierto gris que ahuyentó al público; más suerte hubo en Barcelona, donde sí vendieron todas las localidades, aunque eso no impidió que la prensa se mostrase hostil a la visita, llegando algunos medios a decir del grupo que no tenía ningún futuro. 58 años más tarde, su música sigue trayendo recuerdos a una generación entera y su leyenda sigue agrandándose. Nada mal para un grupo sin futuro.

Javier del Valle Amaya

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Categorías

Comentarios