Plusesmas.com

'El Virginiano', del rancho 'Shiloh', de Medicine Bow

lunes, 13 de febrero de 2017

'El Virginiano', del rancho 'Shiloh', de Medicine Bow

En esta especie de cuaderno de la memoria, ya hemos hablado de “Bonanza”, la serie de la encantadora familia Cartwright que tan bonitos recuerdos nos dejó, así que parecía obligado acordarnos también de otra ambientada en el “Lejano Oeste”, aunque lejano, lo que se dice lejano no parecía.

Me refiero a “El Virginiano”, aquella estupenda serie de TV que se estrenó en España en 1964 y que también nos encandiló de lo lindo. ¡Y cómo no! Su protagonista, el capataz del rancho “Shiloh” de Medicine Bow, en Wyoming, como a él le gustaba presentarse, reunía todos los ingredientes para caer bien. Protagonizado por James Drury, el tal “virginiano”, un cowboy de los de verdad cuyo nombre siempre se mantuvo en secreto, era un tipo recto y pacífico, al que le gustaba que todo estuviera en orden y que se respetara el lugar en el que trabajaba.

El problema era que los demás no pensaban lo mismo y, capítulo tras capítulo, se empeñaban en causar problemas. Con esas, al bueno del capataz de “Shiloh” no le quedaba más remedio que ponerse manos a la obra y utilizar todas sus habilidades, aunque fuera necesario emplear el revólver, el Winchester o el lazo.

Para impartir orden, siempre contaba con la inestimable ayuda de su inseparable amigo “Trampas” (por lo visto, ahí todos tenían apodo), al que daba vida Doug McClure, un chico alto, rubio, muy simpático y de muy buen ver que pronto se convirtió en un ídolo para las jóvenes de la época. Juntos formaban, desde luego, una estupenda pareja, capaz de afrontar con decisión y valor todas las dificultades que se presentaran, por complicadas que fueran, de las que, por supuesto, siempre salían airosos.

Pues, a lo tonto, la serie estuvo en antena nada menos que nueve años, cosechando gran éxito y dejando a sus fieles televidentes de aquellos años un buen sabor de boca, no tanto como el de “Bonanza”, pero así, así. Al menos para que, como hoy, nos acordemos con agrado de ella. 

 

[José Molina]

Categorías

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*