Abisinio

Abisinio

Este simpático juguetón posee una cualidad poco común en el mundo del gato: estamos ante un buen nadador.

De tamaño medio, el gato Abisinio hace gala de un porte esbelto. Sus extremidades son estilizadas, terminadas en almohadillas negras y su cola es alargada y está cubierta de un tupido pelaje.
La cabeza adquiere forma un tanto triangular, con orejas grandes y puntiagudas que le dan la apariencia de estar en alerta constante.

Su suave pelaje es de longitud media, tupido y será brillante si le dedicamos un poco de tiempo a sus cuidados.

Origen:

El gato Abisinio tiene su origen en Egipto. La leyenda cuenta que desciende directamente de los gatos que dieron forma a la diosa Bast. Durante el siglo XIX, el ejército los trajo a Inglaterra, y hubo que esperar hasta 1929 para que el estándar quedara cerrado.

Carácter:

Curiosamente, el gato Abisinio es un buen nadador, algo poco común en los gatos. Su extremada sensibilidad le llevan a compartir frecuentemente el estado de ánimo de su dueño. También son gatos curiosos, inteligentes y con una desarrollada capacidad de aprendizaje.
Son buenos escaladores y muy juguetones, por lo que es muy recomendable dedicarles tiempo de juego, ya que estrechará lazos afectivos con la persona que más atención le preste.

Comentarios