Persa

Persa

Descripción:
El Persa es perfectamente reconocible por su largo pelaje y su cara plana.
En general, se trata de animales de tamaño medio, de cabeza y orejas redondeadas, nariz corta y ancha y ojos redondos. Tienen un pelaje largo, denso y sedoso con gran variedad de tonos; blanco, negro, beig, bicolores, etc.

Origen:
El gato Persa seguramente tenga su origen en Asia menor; desde allí, durante la primera década del siglo XVIII, fueron introducidos en Europa, donde eran conocidos como gatos franceses o Angoras. Poco a poco se fueron cruzando con gatos de pelo largo y aspecto rechoncho procedentes de Persia (ahora Irán) la raza comenzó a denominarse Persa. Aristócratas europeos, como la reina Victoria de Inglaterra, se enorgullecían de poseer estos gatos. Desde entonces el Persa ha cambiado bastante; antes tenía el cuerpo y la cara más largos y los ojos más pequeños que en la actualidad, esto es debido a que se prefirió el tipo iraní al esbelto Angora.

Temperamento:
El gato Persa posee un carácter tranquilo y sociable, de fácil convivencia, acepta muy bien a otro compañero de su misma especie.

Compañero ideal:
Es una buena elección si queremos un gato que nos haga mucha compañía y que sea obediente y tenga adoración por su amo.

Comentarios