Ruso Azul

Ruso Azul

El Ruso Azul es un gato muy recomendable para la vida en apartamento, ya que tiene fama de ser muy casero.

De porte esbelto y ligero acentuado por sus patas largas, muchos dicen que la apariencia del Ruso Azul comparte muchos rasgos con los gatos egipcios.
Su cabeza es corta, en forma de cuña y presenta un hocico que resulta mucho más corto que otras razas como el Siamés o el Oriental.

El Ruso Azul tiene un pelo muy corto, y su mayor rasgo de diferenciación es que su doble capa de pelaje, interior y exterior, tiene la misma longitud. Esta característica hace que el aspecto de este gato sea muy tupido, además de poder presumir de una textura muy suave.

Origen:

Estamos ante una de las razas más antiguas que se conocen. En el año 1860 fue importado a Inglaterra desde Rusia y se tienen datos fiables de que en torno a 1890 ya se había instalado como un gato común en las exposiciones en Londres, donde tenía como principal competidor al gato Azul Británico.

Carácter:

El Ruso Azul es un gato muy tranquilo y cariñoso, aunque puede resultar tímido con los extraños. Su gran instinto cazador le hace perseguir en ocasiones algún pájaro, su presa favorita.

Comentarios