Terrier Checo

Terrier Checo

Este animal juguetón y adiestrable ha llegado a ser un excelente perro de compañía.

De carácter bueno, obediente, fiel y paciente, el Terrier Checo o Cesky posee un instinto innato como cazador de animales en madriguera. También ha demostrado ser un feroz enemigo de las ratas. Sin embargo, se muestra muy sociable con el resto de los animales domésticos, por lo que la convivencia con otras mascotas no debería dar, en principio, mayores problemas.

Origen:

Fue el Señor Frantisek Horák quien, con el objetivo de obtener un perro de caza ligero, bajo, bien pigmentado y manejable inició la crianza de estos ejemplares en Klánovice cerca de Praga en el año de 1949. El Terrier Checo es el resultado del apareamiento entre un macho Terrier de Sealyham y una hembra Terrier Escocés.

En 1959, estos perros se exhibieron por primera vez con el nombre de Cesky Terrier, y hubo que esperar hasta el año 1963 para que la FCI reconociera esta raza.

Tamaño:

Su altura a la cruz se encuentra alrededor de los 28 cm.

Peso:

El peso no debe ser menor de 6 kg ni mayor de 10 kg.

Comentarios