Plusesmas.com

Bases de la vida en común

La relación con la pareja tras la jubilación

La relación con la pareja tras la jubilación

Tras la jubilación se abre ¡una vida de casi treinta años! Las parejas se enfrentan a una nueva realidad sin que nadie los haya preparado, sin referencias ni modelos.

Todos los especialistas convienen en la necesidad de que, tras la jubilación, la pareja vuelva a definir las bases de su vida en común.

Es el momento de mantener una actitud positiva, afrontar con ilusión los nuevos horizontes, tener curiosidad por descubrir territorios aún no explorados, «echarle» humor y estar abierto a la comunicación plena.

Hay diferentes temas susceptibles de modificaciones, de negociación: las metas, las expectativas y los deseos de la pareja.

  • Las metas que tiene una pareja que comienza no son las mismas que al cabo de los años. Con la evolución de la relación, los objetivos comunes varían. Y pueden surgir malentendidos, discordancias o tensiones. Reflexionar conjuntamente sobre lo que cada uno desea y espera para él, para el otro y para ambos ayuda a encontrar nuevas metas comunes hacia las que caminar juntos.
  • Los hábitos y las normas de la pareja también pueden modificarse, incluso no intencionadamente. Sin embargo, en momentos de cambios bruscos, conviene establecer nuevos acuerdos que faciliten la convivencia. Por ejemplo, hay parejas cuyos miembros van juntos a todas partes y, tras la jubilación, pasan los dos solos más tiempo. Quizá sea el momento de modificar la norma y salir de vez en cuando con otros amigos y sin la pareja. Mantener otras relaciones puede ser una fuente de enriquecimiento de la relación. Es momento de negociar qué tipo de relación se desea mantener con otras personas, como familiares y amigos, y dónde se van a situar los límites de la pareja.
  • Las responsabilidades de cada miembro. Conviene hacer un reajuste y reparto de tareas. Por ejemplo, uno se encarga de la compra, y el otro, de cocinar. Cuando estos temas se ponen en común, se evita la aparición de desavenencias, resentimientos o quejas que puedan enturbiar la relación. Alcanzando acuerdos, normas, límites, etc., nacerá un nuevo mundo de pareja más adaptado a las nuevas necesidades, que permitirá el enriquecimiento y crecimiento de la relación.

Para marcar el comienzo de la nueva etapa, se puede realizar algún tipo de ritual simbólico, como una cena romántica, escribir una carta, una ceremonia junto a otros familiares, etc.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso