Plusesmas.com

10 consejos para prevenir la cistitis

10 consejos para prevenir la cistitis

Eduardo González, asesor médico de Cinfa, recomienda seguir unas pautas higiénicas para prevenir la infección de orina y señala los beneficios del arándano rojo en su tratamiento.

Con la llegada del verano, comienzan nuestras esperadas visitas a las piscinas, y con la apertura de estos espacios se produce un aumento de los casos de cistitis. “Se estima que la infección de orina afecta a cuatro de cada diez mujeres alguna vez a lo largo de su vida”, indica el asesor médico de Cinfa, Eduardo González Zorzano.

El experto explica por qué este problema se da en mayor medida durante el verano: “La cistitis es un tipo de infección del tracto urinario, provocada por la presencia y multiplicación de microrganismos en dicha zona, principalmente por la bacteria E.Coli. La humedad posterior a los baños en piscinas o playas favorece el crecimiento de esas bacterias, por lo que es una patología mucho más habitual en la época estival”. Además, añade que “se trata de la segunda infección más frecuente, después de la respiratoria, y su incidencia es diez veces mayor en las mujeres que en los hombres”.

Si bien no resulta grave si se trata a tiempo, sí que es un problema muy molesto, que se manifiesta con una serie de incómodos síntomas/b>: “Presión en la parte inferior de la pelvis, dolor o escozor al orinar, necesidad urgente de ir al baño, y micciones escasas y frecuentes”.

El arándano rojo, un gran aliado
Una vez que la cistitis se manifiesta y para evitar que la infección se extienda, suele llevarse a cabo un tratamiento antibiótico, aunque el asesor médico enfatiza los efectos preventivos beneficiosos del arándano rojo. “Diversos estudios internacionales han demostrado los beneficios del arándano rojo en la prevención de este tipo de infecciones recurrentes, reduciéndolas hasta la mitad. Ello se debe a una sustancia presente en el fruto, las proantocianidinas tipo A2, que actúan previniendo la colonización de las bacterias E. Coli en la vejiga. Estas estructuras químicas se unen a los filamentos o "pelos" con los que las bacterias se pegan a las paredes de la vejiga, impidi0endo su adhesión y facilitando que sean expulsadas mediante la orina”. Por tanto, existen maneras naturales de prevención de la cistitis, principalmente mediante unos correctos hábitos higiénicos y el consumo de arándano rojo americano.


Diez consejos para prevenir la cistitis:
La Sociedad Española de Fitoterapia Ginecológica (SEGIF) y el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) recomiendan seguir unas sencillas pautas para evitar las infecciones urinarias:

1. Ingerir un mínimo de 1,5 litros de líquido al día.
El líquido ayuda a eliminar de forma más rápida las bacterias del aparato urinario.

2. Procurar orinar con frecuencia.
El crecimiento bacteriano es mayor cuanto más tiempo permanece la orina en la vejiga. Puesto que la manera de eliminar estos microrganismos es expulsándolos con la orina, es recomendable ir al servicio cada 2 o 3 horas, aunque no se tengan ganas.

3. Combatir el estreñimiento.
Intentar también no posponer la evacuación para que los gérmenes no puedan colonizar los tejidos cercanos al tracto urinario.

4. Usar jabones neutros en la limpieza de la zona íntima.
Cuidar la higiene e intentar no hacer un uso excesivo de jabones perfumados, menos específicos para esa zona tan sensible.

5. Ir al servicio antes y después de mantener relaciones sexuales.
La actividad sexual incrementa hasta 40 veces el riesgo de infección, y posibilita que ciertos microrganismos queden alojados en la uretra. Por ello, es importante orinar una vez terminado el acto sexual.

6. Escoger la ducha frente al baño.
A la hora de la higiene diaria, la mejor opción es ducharse en lugar de darse un baño o usar el bidé, ya que el agua corriente evita la acumulación de bacterias que sí puede darse en una bañera.

7. No permanecer con el bañador húmedo.
En época de piscinas, la humedad del traje de baño o el cambio de temperatura existente entre el agua y el exterior producen a menudo enfriamientos bruscos que afectan al vientre y la zona vaginal.

8. Utilizar ropa interior de algodón y evitar prendas ajustadas.
Las prendas demasiado estrechas o fabricadas con material sintético favorecen la transpiración y, por tanto, la proliferación de microbios.

9. Reconsiderar el uso del diafragma y los tampones.
El diafragma puede presionar la uretra y dificultar el vaciado de la vejiga, con lo que su uso está asociado a una mayor frecuencia de infección. Por esta razón, es recomendable optar por otros métodos anticonceptivos.

Así mismo, los tampones no son aconsejables si las infecciones urinarias aparecen en el periodo premenstrual, ya que pueden favorecer la humedad, impedir la correcta expulsión de las bacterias y favorecer su colonización.

10. Consumir 36 mg de proantocianidinas de arándano rojo al día.
Podemos ingerir el fruto directamente o bien en forma de zumo. También existen complementos alimenticios que garantizan las dosis más adecuadas (36 mg. de proantoacinidinas tipo A2 durante un mes) para evitar la repetición de las infecciones urinarias. Puedes consultar a tu farmacéutico al respecto.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso