Inseguridades

¿Qué miedos provoca la jubilación?

¿Qué miedos provoca la jubilación?

Por mucho que nos preparemos para el momento de abandonar el trabajo, por mucho que deseemos dejar atrás los problemas y preocupaciones que conlleva la vida laboral, para muchas personas es inevitable sentir en algún momento desconcierto, vértigo y una sensación de vacío.

Estructuramos nuestra vida alrededor de la vida laboral. En el trabajo pasamos gran parte de nuestro tiempo, de nuestra vida y constituye un generador de identidad y, a veces de poder. La jubilación quiebra los hábitos diarios, lo que puede producir sentimientos de inquietud, preocupación, aburrimiento, estados de ansiedad o depresión, pérdida de la autoestima, soledad y sentimientos de inutilidad.

¿Seré capaz de llenar las horas del día? ¿Podré llegar a sentirme cómodo? ¿Encontraré una afición que me compense de la pérdida de la actividad laboral con la que he llenado mi vida? ¿Perderé paulatinamente toda relación con quienes fueron mis compañeros y amigos? ¿Empezará mi declive físico? ¿Tendré dinero suficiente para vivir como hasta ahora? La preguntas se amontonan en la cabeza de los jubilados y no siempre parecen fáciles de arrinconar.

El “síndrome jubilación” puede llegar a presentar un conjunto de síntomas físicos entre los que figura el insomnio, la irritación gástrica, las cefaleas, angustia e, incluso, mal humor.

La reacción no se da en todas las personas que se jubilan e, incluso, suele ser mas frecuente entre aquellos que han desarrollado cargos de responsabilidad, pero nadie está libre de sentir temor de cualquier género en el momento afrontar una nueva etapa, para la que apenas contamos con referentes.

Relacionados

Comentarios