Mastín Tibetano

Mastín Tibetano

Destacado perro guardián, su imponente tamaño hará pensarselo dos veces a los ladrones que se planteen asaltar su finca.

El Mastín Tibetano es un perro de guarda con un marcado sentido de la territorialidad y de protección instintiva. En ocasiones algunos ejemplares pueden resultar testarudos e incluso algo agresivos, por lo que su sociabilización desde cachorros cobra especial relevancia.

Lo cierto es que esta raza puede ser una mascota formidable, aunque tiene algunos inconvenientes. Guardián por naturaleza, el gigante tibetano no se anda con juegos a la hora de la verdad, por lo que se deberán extremar las precauciones cuando vengan de visita amigos de la familia.

Origen:

Descendiente del Molossus, el Mastín Tibetano, también conocido como Dogo del Tibet es un perro de pelea de la antigua Roma. Su origen lo encontramos en Asia Central, donde sus funciones se resumían en la guarda de los rebaños y se caracterizaba por su cola curvada sobre la espalda.

Tamaño:

La altura de los machos es de unos 66 cm, mientras las hembras suelen rondar los 61 cm.

Peso:

El peso de estos perros supera los 82 kg en edad adulta.

Comentarios