DESHIDRATACIÓN

Prevenir la deshidratación en enfermos dependientes

Prevenir la deshidratación en enfermos dependientes

A más edad, menos sed, pero se necesita más agua que en la juventud.

Disminuye la sensación de sed, pero con la edad se hace preciso beber más. El aporte hídrico, en cantidades adecuadas, es fundamental para prevenir la deshidratación.

Con el envejecimiento, disminuye la sensación de sed. Además, puede dejarse de beber como una consecuencia más de una anorexia o debido, simplemente, al temor a los efectos de la incontinencia.

Sin embargo, una persona mayor necesita más agua que una joven. El aporte hídrico aconsejado por los especialistas es de entre 1,5 y 2 litros diarios, de los cuales 0,7 debe ser en forma de bebida. En verano, hay que aumentar la dosis.

Es preciso insistir en que la persona mayor beba un vaso de agua a media mañana y otro hacia las cinco o las seis de la tarde. Si hace mucho calor, será preciso que tome un baño o una ducha. Es importante, además, que se humedezca la cara, el cuello, los antebrazos y las piernas con un paño húmedo o con un vaporizador. Si no le gusta el agua, puede probar con otras bebidas: té, zumos, poner una gotita de vino en el agua... Y no hay que olvidar los consomés y las sopas.

Artículo recomendado

Un regalo original y solidario para vuestro aniversario de boda

Un regalo original y solidario para vuestro aniversario de boda

¿Por qué no apostar por un regalo diferente y especial en tu aniversario de boda? Este año sorprende a tu pareja con Regalo Azul de UNICEF, un regalo con el...

Relacionados

Comentarios