Plusesmas.com

¿Por qué recordamos mejor el pasado lejano que el reciente?

¿Por qué recordamos mejor el pasado lejano que el reciente?

A medida que nos vamos haciendo mayores, parece más sencillo recordar cosas de cuando éramos pequeños que lo que cenamos ayer. ¿Qué explica esta sensación?

A medida que se avanza en edad, se tiene la sensación de recordar mejor lo que nos pasó hace mucho tiempo. Es normal: esas informaciones son las que están más estabilizadas debido a que, sin que nos demos cuenta y sin duda durante el sueño, el cerebro ha ido trabajando y consolidado los recuerdos. Por eso lo que hicimos hace veinte o treinta años está más consolidado que lo que hicimos hace diez. Pero las cosas tampoco son tan simples: los especialistas representan el funcionamiento de la memoria con una sinusoide, es decir, con una curva en forma de S horizontal, que comienza en el presente y se remonta al pasado. En el caso de un sexagenario, la curva presenta dos picos: el primero corresponde a los últimos cinco años de su vida, que recuerda bien, y el segundo cubre el periodo entre los 15 y 30 años de edad. Hay varias razones para que así sea. En primer lugar, hasta los 30 años la memoria funciona al máximo. Por otra parte, durante ese periodo de nuestra vida, es cuando experimentamos los momentos que influyen más en el plano emocional: los estudios, el aprendizaje de una profesión, la vida amorosa, etc. Como son emocionalmente muy fuertes, los recuerdos de este periodo están anclados con solidez. Entre esas dos cumbres, la curva desciende: el trazo de lo que sucede entre los 30-35 años y el periodo reciente es más difuso, debido a que lo que hacemos a lo largo de ese tiempo va perdiendo su fuerza emocional de anclaje. La curva es válida para cualquier edad (excepto para los menores de 30 años): a los 50, 60 ó 70 años, su aspecto de doble pico es idéntico.

Todos los estudios demuestran que los recuerdos de cuando teníamos entre 15 y 30 años (y en algunos casos, entre 10 y 25) son los mejor anclados. ¿Por qué no los anteriores? Por el momento, no existe ninguna explicación. Pero es bastante raro que nos acordemos perfectamente de lo que vivimos antes de los 10 años. En una misma familia, un hijo tendrá recuerdos de cuando tenía 8 años, mientras que su hermano puede tenerlos de cuando tenía 12. De hecho, la mayoría de las personas tienen de esa etapa de su vida recuerdos puntuales, flashes de acontecimientos que las marcaron especialmente.

Relacionados

  • ¿Cómo se puede aprender a recordar mejor?

    ¿Cómo se puede aprender a recordar mejor?

    Conociendo mejor el funcionamiento de la memoria, podremos saber qué trucos hay para aprender a recordar mejor.

  • ¿Por qué es más fácil recordar una canción que un texto en prosa?

    ¿Por qué es más fácil recordar una canción que un texto en prosa?

    Somos capaces de canturrear la canción del verano casi sin darnos cuenta y, sin embargo, olvidamos el nombre del medicamento que tomamos a diario, ¿qué pasa en nuestra cabeza?

  • ¿Recordando no corremos el riesgo de sufrir?

    ¿Recordando no corremos el riesgo de sufrir?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Cómo se puede recordar una clave, una fecha o un número de teléfono?

    ¿Cómo se puede recordar una clave, una fecha o un número de teléfono?

    Nos quejamos de la memoria, pero seamos honestos: ¿cuánto tiempo hace que no la ponemos a trabajar? La respuesta puede ser «meses» o, quizás, «años». Así, no es de extrañar que esté algo oxidada. Con un poco de entrenamiento volverá a dar lo mejor de sí misma.

  • Trucos de memoria para recordar nombres

    Trucos de memoria para recordar nombres

    Nos quejamos de la memoria, pero seamos honestos: ¿cuánto tiempo hace que no la ponemos a trabajar? La respuesta puede ser «meses» o, quizás, «años». Así, no es de extrañar que esté algo oxidada. Con un poco de entrenamiento volverá a dar lo mejor de sí misma.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso