Plusesmas.com

¿Cómo escribir la historia de la propia vida?

¿Cómo escribir la historia de la propia vida?

«Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

Contar los recuerdos personales por escrito, en forma de autobiografía o de diario personal, nos permite profundizar en ellos. La escritura exige una disciplina y un rigor que ayuda a dar forma y coherencia a lo que se ha vivido.

Cada cual debe elegir la fórmula que mejor le convenga. El orden cronológico, a partir de la fecha de nacimiento, puede parecer la más sencilla. Pero también se puede partir del presente y remontarse hacia el pasado; ordenar los acontecimientos y las experiencias en función de lo que han significado en nuestra vida u organizar los hechos que consideramos que nos han marcado especialmente. Otra fórmula que se puede elegir es mantener un diálogo ficticio con nosotros mismos, o darse a conocer a través de una serie de retratos sucesivos, comenzando por el del niño que un día fuimos... Lo importante es que nuestro relato esté abierto para que en cualquier momento podamos retocarlo, añadir fragmentos, precisar matices…

Relacionados

  • ¿Cómo mantener los recuerdos en la memoria?

    ¿Cómo mantener los recuerdos en la memoria?

    ¿Qué es lo que tenemos que hacer para consolidar un recuerdo? ¿Toda la información que pasa por nuestra cabeza se queda en ella?

  • ¿Cómo se transmiten nuestros recuerdos por escrito?

    ¿Cómo se transmiten nuestros recuerdos por escrito?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿De qué forma se pueden presentar los recuerdos?

    ¿De qué forma se pueden presentar los recuerdos?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Transmitir los recuerdos es un deber?

    ¿Transmitir los recuerdos es un deber?

    Es importante que las generaciones que vienen conozcan la vida de sus antecesores, la historia de su familia. La transmisión oral ha acompañado al ser humano desde el inicio de los tiempos ¿debemos perpetuar la tradición?

  • ¿Es importante transmitir los recuerdos?

    ¿Es importante transmitir los recuerdos?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Cómo convivir con los malos recuerdos?

    ¿Cómo convivir con los malos recuerdos?

    Una situación trágica o delicada, en ocasiones, se repite en nuestra memoria sin cesar. Aprende a convivir con los malos recuerdos.

Comentarios (0)

* *

*

Cerrar ventana

Suscríbete gratis a nuestro boletín

Productos Álvarez Gómez

Recibe en tu e-mail toda la información que te interesa: Artículos de expertos en Salud, Jubilación, Memoria... Propuestas de ocio. Sorteos y concursos... ¡y mucho más! Más de 160 000 usuarios reciben ya nuestra newsletter.

Además, cada mes sorteamos una magnífica cesta de productos Álvarez Gómez, valorada en 100 €.