Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Estudios de Ciencias de la Salud. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

El año 2017 se quita el abrigo y desconcertado busca la puerta de salida

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Pasada la cálida Navidad, asoma el cálido Año Nuevo. Cuando llega el final de año, es casi inevitable, rememorar lo que ha sido para cada uno ese lapso de tiempo que incluye los doce meses transcurridos a velocidades distintas. Las celebraciones con sus diferentes intensidades e intereses ponen en movimiento emociones y sentimientos que se proyectan, en especial, sobre aquellos que conforman el círculo familiar. Así mientras los anfitriones de cada evento desean que todo transcurra con serenidad y alegría, encadenando la celebración del año pasado con lo que puede ser la del presente, los invitados se adelantan y especulan sobre lo que será la fiesta, a quien buscarán y a quien evitarán. Claro que en una fiesta familiar es difícil evitar a algún invitado pero la educación, un gran invento, se inventó para superar estos momentos en los que uno no puede evitar toparse con quien no desea, salvo que decline y opte por otro plan.

Los que acuden a la celebración por primera vez, casi siempre en la condición de nueva pareja de alguno de los miembros, tiemblan cuando el año anterior era otro el que ocupaba su lugar. Los nuevos, conscientes del interés que despiertan, tratarán de caer bien (casi siempre) y ello puede llevarles a sobreactuar para lograr su objetivo de generar una buena impresión. Como desconocen los intríngulis entre los asistentes, pueden simpatizar o chocar con quien no deben.

Entre los adultos, los consejos previos a la llegada sobre cómo pasar por la celebración sin daños emocionales colaterales, salen espontáneamente de camino al lugar. Dice la esposa: «Nada de hablar de política». Esta petición es una de los que se lleva la palma seguro. ¿Qué tiene la política actual que casi cualquier conversación que la incluya, o simplemente la toque ligeramente, acaba en rapapolvos y enfrentamientos? ¿Qué están haciendo los políticos que consiguen crispar a las personas que les prestan atención? Dice la madre: «No estés todo el tiempo con el móvil», o «nada de hablar de futbol». Todas las intenciones, sin embargo, se diluyen cuando empieza el almuerzo y la cosa se va animando, entre la política, el móvil y el futbol, la celebración se puede ir al traste. Entonces el control del reloj toma protagonismo en algunos que solo esperan la salida razonable. Mientras, los que se quedan a la sobremesa tratan de mantener las formas.

Entre los más pequeños todo suele suceder sin tantas complicaciones, aunque algunos ya apuntan maneras, el carácter es el carácter y uno se hace mayor así, aprendiendo a relacionarse con los otros, intercambiando criterios y liderando los juegos, de piratas, de pelota, de escondite, de salto de comba... bueno eso era antes, ahora los pequeños crecen en pantalla, sus habilidades de juego no son físicas y mentales, no las adquieren en al mundo real, hoy se ganar en pantalla y desde el sillón o la cama. Mientras los más mayores recuerdan aquellas navidades en las que los abuelos presidían la mesa y el resto de la familia hijos, nueras, hijas, yernos, nietos, nietas, sobrinos, cuñados, hermanas, aún con sus preocupaciones permitían la relación humana y las conversaciones transcurrían con sus secretos y mentiras, algunas verdades, pero transcurrían.

El año 2017 acaba con ha sido un año en el que se ha celebrado efemérides, el centenario del nacimiento de José Luis Sampedro, John F. Kennedy, Maharishi Mahesh Yogui, Ilya Prigogine, Augusto Roa Bastos, entre otros, de la publicación de Social Diagnosis un libro clave para saber cómo ayudar a las personas a ayudarse. Feliz 2018.

Artículo recomendado

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Lamentablemente es una situación que pasa más de lo que todos querríamos. La persona mayor está bien, es totalmente autónoma, pero de pronto una caída, un...

Comentarios