Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

El Descuidado del Cuidador: la asignatura pendiente del Estado de Bienestar

jueves, 27 de abril de 2017

Para garantizar la continuidad y efectividad del Estado del Bienestar, éste no puede pensarse como un sustituto de la red familiar o social. En el sentido clásico de la palabra, ello se refiere a aquellas personas con las que se pasea, se come, se va de viaje, hasta se discute, en vivo, en carne y hueso, cara a cara, a las que se llama y acuden cuando se necesita ayuda material. Aquí no cuentan los dos mil amigos en Facebook, ni los tres mil seguidores de twitter, ni los cinco mil en Instagram, tampoco los youtuber, ni los influencer, ni los likes recibidos. Aquí se necesitan manos de personas reales en tiempo real con capacidad de reacción ante la adversidad, a cada segundo del día para asumir constantemente, constantemente es constantemente, las atenciones y cuidados del familiar, amigo, en definitiva de una persona enferma que necesita: higiene, alimento, medicación, curas, paseos, caricias, atención extrema. Al menos de momento, el mundo virtual, no puede resolver estas necesidades de atención física de las personas enfermas y confiemos en que este mundo virtual, lleno de posibilidades innegables para mejorar las vidas de las personas, en la enfermedad no nos quite la posibilidad del contacto afectuoso y amistoso de quienes son los nuestros, personas a las que conocemos, queremos y no son un holograma última generación que se desvanece si nos equivocamos con la tecla. ¿Quién asume esta presencia diaria, esta responsabilidad que va desde el momento en que la persona se despierta hasta que se vuelve a dormir e incluso durmiendo, debe mantenerse algún sistema de alerta por si ocurre algo? El Cuidador, en mayúsculas. El Cuidador que muchas veces, las más, acaba Descuidándose, también en mayúsculas.

Dicho esto, el Estado del Bienestar sí debe ser capaz de crear programas y recursos de apoyo (materiales e inmateriales) para poder ayudar a los cuidadores cuando por circunstancias adversas flaqueen, a seguir adelante. Aquí sí que las plataformas digitales de salud pueden ofrecer apoyos virtuales de gran ayuda para el cuidador que recibirá un apoyo inmediato y cuando lo necesita, no para dentro de tres semanas, la primera hora disponible. Hoy el Estado de Bienestar cuenta con recursos humanos e intelectuales suficientes para tratar y evitar el derrumbe de parte de la familia cuando alguno de los miembros enferma sin posibilidad de cura y a medida que sus necesidades de atención se incrementan día a día. Los modelos de intervención reactivos, los que asumen la actuación cuando los problemas deshacen todo, han quedado claramente obsoletos. Es más, quién escribe sostiene la hipótesis de que si se siguen alimentando estos modelos reactivos se está apostando para acabar con el Estado del Bienestar.

La necesidad de ayuda y apoyo psicosocial al cuidador se acrecienta año tras año. No hace falta que lo verbalice, ni que pida ayuda, se sabe, las estadísticas lo apoyan, que esa necesidad llegará. Además, ello se pone de relieve en el primer contacto con la Unidad de trabajo social sanitario, o de enfermería, o de medicina. Cualquier profesional del sistema sanitario puede detectarlo, aunque no cualquier profesional puede tratarlo. En este caso son los trabajadores sociales sanitarios los que cuenta con competencias y habilidades, conocimientos para elaborar el diagnóstico social sanitario y sobre él, desarrollar un plan de intervención y ayuda. La desolación del cuidador, cada vez con más años y su sensación de orfandad, es un hecho que no se trata solo con palabras sino con acciones tangibles. Las palabras tienen su efecto tranquilizador, balsámico, terapéutico. Pero cuando éstas van acompañadas de medios y recursos el efecto es mucho mayor.

Comentarios (0)

* *

*