Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

'El perro del hortelano' se ha colado en el parlamento

jueves, 25 de febrero de 2016

El mantra de estas semanas post-electorales es: «No entraremos en un gobierno en donde esté ‘Fulano’». Desde la noche del 20 de diciembre pasado, ésta es una de las frases más escuchada, leída y repetida. En las constantes ruedas de prensa relacionadas con los supuestos pactos de futuro, en los programas de divulgación entrevistando a portavoces y líderes de partidos, el: «No entraremos en un gobierno en donde esté ‘Fulano’» chirria en los oídos de todos. Entonces ¿los resultados electorales no valen nada? Si algo han dejado en claro éstos, es la necesidad de llegar a acuerdos todos con todos. Guste o no guste. Y resultados en mano ningún líder puede imponer demasiado al otro a no ser que decida saltárselos a la torera. Los resultados obligan a aceptar, mal que pese, a los otros partidos pues sus votantes también los han puesto ahí.

El escenario actual requiere una ponderación del peso de los diferentes programas concurridos para la próxima legislatura. Esto es el «abc» de la gestión del cambio cuando las posturas son muy diversas y, a veces, diametralmente opuestas. Ocurre cada día en las organizaciones de todo tipo. Los diferentes agentes que conforman la base del cambio, siempre tendrán percepciones diferentes, preferencias singulares, valorarán más unos aspectos frente a otros. La suma de todos permite atender a la sociedad en sus intereses también diferentes y no sesgar la acción por los yoes excesivos. El ejercicio es simple, los puntos de inicio se encuentran allá donde se dan las coincidencias.

Salvo para los protagonistas que más de uno ve pajas en ojos ajenos y no ve vigas en los propios,  con las escenificaciones de negación al otro, pierden credibilidad. Los políticos, ellos y ellas, deben tratar los resultados más fragmentados de la historia reciente de España leyendo la fragmentación. Ninguno puede decir «Los ciudadanos han votado ‘A’» porque los ciudadanos han votado de la ‘A’, a la ‘L’. Quizás confunden el parlamento con ese club privado en donde en el hall se lee «reservado el derecho de admisión». 

¿Es imaginable llegar el primer día de trabajo a la universidad, al hospital, etcétera negándose a colaborar con los otros porque piensan distinto? El «no entraremos en un gobierno en donde esté ‘Fulano’» llama la atención por la incoherencia del mensaje pues en un Estado moderno tienen cabida, deben tenerla, mayorías y minorías con sus parecidos y diferencias, agrados y desagrados. Parece un mensaje desafortunado y más de patio de colegio que de sede parlamentaria. El veto, la exclusión tan descarnada que practican algunos políticos que por más que quieran solo representan a una parte de la población, retrotrae a tiempos que la mayoría que los ha vivido se alegra de que hayan quedado muy atrás. 

Sin embargo, el pacto de ayer entre PSOE y C’s, siendo un primer paso para esa concordia obligada, ha enfadado a todos los demás y mucho. Demasiado, para quienes dicen aspirar a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos que los habrá de todos los colores. La actitud proactiva en el siglo XXI se agradece. Así que «El perro del hortelano» ese que no come ni deja comer, parece haberse colado en el parlamento. Hace unos días, el 20 de febrero en La Contra de la Vanguardia, Ima Sanchís entrevistaba a Stéphane Horel que decía: «Los que creen que no es posible, que no molesten a los que lo intentan», parece una reflexión acertada. 

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Productos Álvarez Gómez CADA MES, SORTEAMOS UNA MAGNÍFICA
CESTA DE PRODUCTOS ÁLVAREZ GÓMEZ,
VALORADA EN 100 €

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso