Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Estudios de Ciencias de la Salud. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

La gerontofobia: la vergüenza de una sociedad que envejece

lunes, 21 de septiembre de 2020

A lo largo del siglo XX las ciencias médicas y sociales, junto con el desarrollo de políticas de salud, sanidad, urbanismo e higiene, lograron el incremento de la esperanza de vida, un objetivo común a todas las naciones. En virtud de todo un sistema de valores, prevención, costumbres saludables y organización social, cada nación, aunque no por igual, alcanzó el objetivo.

Este logro, sin embargo, con el tiempo genera, expresiones, comentarios y decisiones que desenmascaran un sentir. Es fácil escuchar: «el problema del envejecimiento de la población…». Algunas personas en sus primeros vuelos con responsabilidades en la política, en la asistencia, en la gestión, tienden a cosificar a las personas mayores. ¿Cómo? Limitando su cuidado y atención a lo puramente orgánico y funcional, dejando de lado lo humano y psicosocial. Al menos esto se deduce de sus acciones y decisiones, no tanto de sus palabras que dicen lo que se supone hay que decir. La pandemia actual ha roto las costuras del estado del bienestar y sin generalizar porque las buenas prácticas también han existido, muchas veces se ha obviado el todo de la persona mayor, especialmente. A la vista está cómo se les ha impedido recibir visitas de sus familiares cuando estaban ingresadas en residencias, cómo se les ha negado el ingreso hospitalario, solo por señalar algunos de los hechos que nos han dejado en carne viva. Inimaginable unos meses atrás. ¿Se habrían tomado las mismas decisiones con niños o adolescentes? Los discursos elocuentes sobre la dignidad de la persona mayor, con esta pandemia, se han visto atropellados por unos hechos ignominiosos.

La gerontofobia es un fenómeno despreciable, pero la pandemia ha mostrado que, como «el mismo diablo, se encuentra en los detalles». Se trata de una de las realidades más indeseables para una sociedad que se autodefine como una sociedad del bienestar. La gerontofobia no es un fenómeno nuevo, lo nuevo es la desfachatez con la que se esgrimen argumentos e ideas que ponen el foco en las personas mayores como las causantes de desequilibrios sociales cuando es gracias a ellas que tenemos la vida que tenemos. Por ejemplo, una idea avivada es que «los mayores deben jubilarse para que los jóvenes puedan trabajar». El germen de la gerontofobia se expande con más o menos aprobación o reproche de los que la observan, con más o menos descaro o disimulo de los que la practican. Otro ejemplo: cuando el paro azota a los hijos y la pensión del padre o de la madre salva la economía familiar, es lo que corresponde, pero cuando la necesidad de ayuda cambia de dirección y es el padre o la madre quien la necesita puede surgir esa nefasta pregunta: ¿qué se hace con el padre o la madre? Poco hay que añadir, el padre o la madre ya son un objeto con el que hay que hacer algo y hay que encontrarle un lugar.

Hace poco, a la salida del metro de una estación cercana a un campus universitario de Barcelona, en un grafiti se leía: «no crezcas, es una trampa». La fantasía me llevó a pensar que quizás quien lo escribió empezaba a madurar, a darse cuenta de que esta sociedad ningunea la vida de las personas mayores.

La gerontofobia, encuentra su máximo exponente en el maltrato a la persona mayor necesitada de ayuda cuando debería recibir el máximo cuidado y atención. Como desvelan las grabaciones que han saltado a la palestra de la mano de los mismos sujetos que las han provocado, el maltrato en vez de generar rechazo, en la sociedad de la información genera «me gusta». ¡Una vergüenza!

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Comentarios