Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Estudios de Ciencias de la Salud. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

La incertidumbre como certeza

miércoles, 21 de octubre de 2020

Desde hace meses, para una gran mayoría de las personas, lo más cierto es enfrentarse a la incertidumbre cotidiana. Cada día soportan un ovillado de miedos y temores relacionados con lo básico del existir. Maslow lo ilustró en su pirámide de necesidades, con un primer eslabón relacionado con la supervivencia primaria: el alimento, el aire, el agua potable, el vestirse. Esta pandemia ha dejado a millones de personas en todo el planeta faltados de ello o bajo la amenaza de perderlo. Vergonzoso para este siglo XXI que parecía destinado a eliminar el malestar y el malvivir por causas externas. En el segundo eslabón Maslow abordó las necesidades de seguridad: la vivienda, el trabajo, la atención médica. También amenazado e igualmente turbador. Esas dos bases llevan meses tambaleándose en todos los estratos de la sociedad. Más que nunca, las certezas que uno percibe resultan quimeras que los hechos sobrevenidos desmontan de inmediato y dejan al albur la ínfima capacidad de respuesta eficaz y eficiente de los gobiernos. Ello no es óbice para reconocer y condenar la irresponsabilidad de algunos ciudadanos.

Uno piensa que está en algo, pero de pronto se da cuenta que no, que este algo ha dejado de existir, o se le ha arrebatado, se ha convertido en otro algo que, también, previsiblemente, tendrá las horas contadas. Lo que parece cierto se mezcla con lo que parece incierto. Y mientras, los hechos se ven disfrazados por los falsos relatos construidos desde el oportunismo. «No puede ser», dice alguien. «Parece mentira», responde otro. «Esto es imposible», apunta un tercero. Se quiera o no se quiera: el marasmo avanza. La confianza salpicada por la desconfianza y abonada por las contradicciones de quienes deberían mostrar el mapa de la situación se pierde. La mayoría de las personas afectadas sienten el zarpazo de la soledad absoluta cuando sus circunstancias requieren abrigo.

Los frentes de cada día son múltiples, no importa la edad, ni el lugar donde se habite, ni las ocupaciones: las preocupaciones crecen. El desconcierto hace mella en todos los grupos de población y la seguridad que uno percibía hace solo unos años, esa seguridad de un estado del bienestar fuerte que garantizaba el auxilio en caso de dificultades sobrevenidas, esa seguridad se ha hecho añicos. «Mejor no necesitar ayuda», afirmaba hace poco una señora en la cola de la calle para comprar el pan. «Menudo desastre ha montado esa gente que venía a resolver», apuntaba otra. «Cuando uno toca sin saber lo que toca… desafina siempre», remataba la que dejaba la calle para entrar en la tienda.

La enfermedad siempre desbarata todo y falta mucha investigación de la parte social de la enfermedad. Lo que afecta a las personas en su vivir diario, lo que les impide seguir, cómo resuelven sus problemas cotidianos. Los trabajadores sociales sanitarios son profesionales esenciales y tienen un importante reto en estos tiempos. Los años notarizan las interrupciones ocasionadas por la enfermedad, cualquiera de ellas. Desde hace meses, la enfermedad afecta a todos. Nadie escapa a su influencia, solo cambia el grado de afectación: orgánica, mediática, administrativa, psicológica, económica, psicosocial, laboral, etcétera y la combinación de las afectaciones. La vida como abstracción sigue, pero la vida en singular queda zurcida a circunstancias que rompen los hilos de la continuidad imaginada. Pero una cosa son las roturas vitales propias y otra las externas provocadas, es de suponer sin el ánimo de dañar, pero que, al fin y al cabo, dañan.

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Comentarios