Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

La prevención secundaria: un gran valor del sistema sanitario

jueves, 31 de marzo de 2016

Según el informe «Principales resultados: Sistema de cuentas de salud 2013»,  entre el año 2009 y el 2013 ambos incluidos, los gastos en «Servicios de prevención y de salud pública» del Sistema Nacional de Salud español se redujeron en 792 millones de euros. En 2009 se invirtieron en 2.688 millones de euros cantidad que se fue reduciendo, siendo en 2013 de 1.896 millones de euros. De estos 792 millones de menos, 558 los redujo el gobierno de Zapatero y 234 millones durante el gobierno Rajoy, hasta 2013, fecha en que acaba el informe. Se está hablando del 2’04% del total del gasto de 2013, registrado en 93.048 millones. Calculando el mismo valor en el año 2009, se observa que el porcentaje dedicado a prevención fue de 2,70% pero de un gasto sanitario total muy superior, en concreto, 99.679 millones de euros.

En sanidad gastar más no significa prestar mejores servicios. Incluso en determinadas circunstancias significa peores servicios, peor calidad. Lo señaló William E. Deming, considerado uno de los padres de la calidad total, cuando introdujo el «mínimo coste posible» como una de las patas de la calidad. Estaba en lo cierto pues la mala calidad de los servicios obliga, casi siempre, a repetir procesos asistenciales. Por ejemplo un hospital con un alto índice de personas reingresadas gastará más, pero el reingreso puede deberse a una mala planificación del alta por lo tanto, no es motivo de orgullo. Es importante asegurar que el reingreso viene dado por razones médicas reales, no por una mala planificación del alta. De acuerdo con el procedimiento de la planificación del alta hospitalaria, ésta se inicia en el mismo momento en el que la persona ingresa. En esencia es la unidad de trabajo social sanitario la que vincula el antes de la persona que acaba de ingresar, con el después, cuando regrese a su casa. Es conveniente aclarar que toda planificación del alta requiere un conocimiento previo de las circunstancias y variables psicosociales y comunitarias que afectan a la persona en cuestión. Por ello desde el primer día se inicia el estudio psicosocial y familiar, para garantizar su mejor atención cuando regrese a la casa. Tanto el personal médico, como de enfermería, se centrarán en las actividades asistenciales, pero desde la unidad de trabajo social sanitario, con el diagnóstico social sanitario se desarrollará un plan para evitar que la persona reingrese por causas sociales. 

El mantenimiento del estado de Bienestar pasa en gran medida por la prevención primaria, pero también la secundaria, la que se desarrolla cuando la enfermedad ha aparecido. La prevención en los establecimientos sanitarios implica que acciones profesionales simples, proactivas, modelan cambios de actitud de la persona enferma y su familia, se transforman en una mejora para el mantenimiento de su salud y evitar recaídas «evitables». 

¿Cuánto cuesta un día de hospitalización? ¿Cuánto cobra una trabajadora social sanitaria al mes? ¿Y una enfermera? ¿Cuántos días de hospitalización puede evitar? La conclusión es sencilla una pequeña inversión puede suponer un gran ahorro en recursos de todo tipo y muy caros. 

Un sistema sanitario evolucionado permite a sus profesionales desarrollarse como tales, ello implica asumir funciones preventivas, asistenciales, formativas, docentes, de investigación y gestión y, como también señaló William E. Deming, se sienten motivados en su actividad. 

Comentarios (0)

* *

*