Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Estudios de Ciencias de la Salud. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

Precios 'low cost', ¿sueldos 'low cost'?

martes, 30 de octubre de 2018

¿Existe relación entre los productos y servicios calificados low-cost con los sueldos bajos de quienes los prestan o producen? Es un análisis complejo y con muchas aristas, sin embargo, siendo francos, todos somos algo copartícipes de los bajos sueldos. Cada vez que se adquiere un servicio o un producto a muy, muy, muy bajo precio se rubrican empleos con muy, muy, muy bajo salario y, seguramente, con muchas, muchas, muchas cargas laborales. ¿Es ésta la nueva esclavitud del siglo XXI? Es inevitable preguntarse si para este viaje hacían falta tantas alforjas. Muchos de los empleos actuales favorecen una nueva categoría: personas con trabajo, pero con bajo poder adquisitivo y sin posibilidades de cubrir las necesidades básicas. Son personas empleadas pero sumergidas en la pobreza porque no pueden hacer frente a los costes del día a día, ese que no incluye precios el low-cost.

Un ejemplo tratado en los medios hace pocos meses es el de las «kellys» [https://laskellys.wordpress.com/], «las que limpian» las habitaciones de hotel, especialmente. Cuando «las Kellys» exponen sus condiciones de trabajo y sus sueldos actuales, por cierto, mucho más bajos que los de hace años, uno enrojece. Con seguridad sus denuncias levantan simpatías y una mayoría de la ciudadanía asume que es impresentable cobrar entre los 1,5 € según «El Diari de Tarragona» y los 2,30 € según «20 minutos» pasando por los 2,15 € según «El País». Es fácil encontrar en la misma página o en la misma web publicidad de plataformas buscadoras de habitaciones de hotel con precios a la baja. Muchas personas, cuando deciden viajar buscan este precio más bajo. La ecuación es sencilla, ello tiene consecuencias directas en quienes forman parte de las plantillas de las empresas relacionadas con el viaje.   

Empezaron las líneas aéreas low-cost, pero la idea del bajo precio se ha extendido sobre numerosos productos y servicios. Llama la atención que casi todos ellos resultan prescindibles. ¿Por qué son prescindibles? Ciertamente es un juicio de valor, pero ¿acaso es una desgracia no poder comprar una camiseta? Por decir algo.  La desgracia, sigue siendo un juicio de valor, es no poder pagar el alquiler, el gas, la electricidad, el agua, la hipoteca, el alimento, no poder pagar algo necesario.

El empobrecimiento de las clases medias es uno de los grandes errores que han cometido y permitido los gobiernos desde que estallara la crisis en 2007 y se recrudeciera en 2008. Aun aceptando que hay políticos y empresarios ejemplares, el hecho deja al descubierto una clase dirigente política y empresarial mayoritaria, poco sensibilizada y poco comprometida con sus responsabilidades y posibilidades para revertir este empobrecimiento galopante. El capitalismo especulativo, el que vende humo, está ahogando al capitalismo productivo el de la economía real, el que crea productos y servicios y los vende generando beneficios para todos.

La relación precios bajos, sueldos bajos requiere pocos cálculos. Claro que es más insultante la fórmula precios altos y sueldos bajos.

En el horizonte acecha la exclusión a corto, medio, o largo plazo. Y a pesar de llevar casi dos décadas en el siglo XXI se siguen reproduciendo esquemas sociales más propios de épocas feudales y medievales que de una sociedad avanzada que se arroga el respeto por los derechos humanos y se considera evolucionada.  El futuro se presenta aciago y pinta incertidumbre. Para todos, las certezas se han acabado. Y mientras la política trata de sobrevivir a algunos políticos enredados en retóricas desertizadas de realidad.

Comentarios (0)

* *

*