Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

Se cumplen cincuenta años del sueño del Dr. Ludwig Guttmann: Crónica de la celebración

lunes, 30 de noviembre de 2015

La noche del pasado 27 de noviembre, en la sala oval del Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) se reunía un universo variado de invitados, todos ellos relacionados con el Institut Guttmann: profesionales de todos los ámbitos de la salud, pacientes y ex pacientes, sus familiares, tratados en el tiempo, representantes de asociaciones y entidades colaboradoras. El motivo era la celebración de lo acontecido otro 27 de noviembre, el de 1965, justo cincuenta años antes, cuando el sueño de un hombre bueno y visionario, el del Dr. Ludwig Guttmann, iniciaba un camino. Las semillas de aquel primer sueño hoy siguen brotando al paso de los nuevos profesionales que componen los equipos del Institut, siguen proyectando prometedores futuros, para las personas con daño cerebral y lesiones medulares. Este camino, basado en el conocimiento, la innovación y los afectos en el territorio de lo humano, ha permitido mejorar el bienestar de personas a las que un accidente, una lesión, una enfermedad, les arranca del horizonte su imaginado «por venir». En su vientre, la colosal cúpula acogía infinidad de planetas e invitaba a agrandar y honorar el sueño inicial cuya encarnación se inmortalizaba en el rostro y gestos de los asistentes. Un sueño inmortalizado en vidas de personas que necesitaron ayuda para, como postula el lema, «comenzar una nueva vida». Pasados cincuenta años aquel sueño del Dr. Ludwig Guttmann sigue latiendo y nutriendo las vocaciones y los sentires de esa gran familia que se adivina en el Institut Guttmann.

Se congregaron más de mil invitados, a los que el gerente, Josep M. Ramírez recibía y saludaba a medida que iban llegando. Una actitud cercana y franca que, me permito la libertad de apuntar, impregna la actitud de los profesionales del centro quienes, a su vez, la transmiten a las personas afectadas que atienden y a sus allegados. En mayo de 2013 en este mismo espacio, quien escribe estas líneas, publicó un texto titulado «Los profesionales con talento necesitan directivos con talento: y viceversa», en la sala oval se materializó la evidencia de esa afirmación, recogida años antes en la lectura de « First, break all the rules» de Buckinghan & Coffman. 

Los parlamentos institucionales se fueron entregando a los asistentes amenizados por algunos de los grandes de la música universal. Frank Sinatra con «My way» invitaba a no renunciar a uno mismo. Verdi, con sus coros de Nabucco, ensalzaba el espirítu perseverante. John Lennon, con su «Imagine» devolvía a los allí presentes la esperanza en un mundo mejor. Como colofón de nuevo Verdi con su Brindisi de La Traviata, animaba a levantar las copas.   

En vivo «El Millor trio de la meva vida», «El Cor de Teatre. Teatre i opereta en uno» y «Albert Group» también aportaban su talento y creatividad. 

En estos tiempos de apariencias y oropel, encontrarse en un ambiente donde las personas lo son de verdad, los profesionales lo son de verdad y los sueños lo son de verdad, es como llegar a un oasis desde donde combatir los relatos internos cada vez más cargados de melancolía y catastrofismo y algunos relatos externos mantenidos con falsos triunfalismos. Felicidades al equipo del Institut Guttmann por esta efeméride y grandes deseos de que esos cientos, miles, de sueños que siguieron al inicial, no desfallezcan cuando el presente se torne adverso y sigan adelante, ayudando a personas a «comenzar nuevas vidas». 

Comentarios (0)

* *

*