Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

Y de repente los mayores fueron ellos

miércoles, 26 de julio de 2017

A 27 de junio de 2017

Un día, alguien dice: «pase señora» o «cuidado señor». La primera vez en que a uno lo llaman «señor» o «señora», tiene la impresión servida. Primero se resiste al hecho y espera otro momento parecido al recién acontecido para verificar si ese «señor» o «señora» ha sido un lapsus del observador. Así, espera escuchar como siempre: «…ese joven». Pero no, progresivamente el «joven» queda atrás y resulta que ya se ha convertido en «ese señor…». Entonces la voz interior deja claro de que no hay duda, aquel joven es mayor. El tiempo pasó. No hay vuelta al pasado.   

Esta es la historia de unos jóvenes que saltaron a la palestra con sus bríos, sentían la vida por delante, el entusiasmo de los amores correspondidos corría por sus venas. Todo les llevaba a un existir hilarante y pretendidamente exitoso porque tenían las posibilidades en sus manos, o eso creían. Se comportaban como si fueran los primeros en todo,  actuaban como si encarnaran una nueva e indómita especie humana a salvo de las bajezas que acompañaba al hombre en su errar por el mundo. Era como si un dedo cósmico les hubiera puesto en la tierra para darle vueltas y sacudir todo lo anterior. El asunto era hacer tabla rasa, arrancar como fuere las hojas del libro y escribir el suyo propio. 

Embarullado en la euforia amorosa, uno, por insigne que sea, brilla. Cualquiera, tocado por la gracia del amor, se desborda por los cuatro costados. Si a ello se le añade una formación que dota de ciertos ambages a los personajes, el combinado está servido: pueden generar grandes movimientos sociales. En unas ocasiones impulsarán en el desarrollo de los individuos de una sociedad, cada uno en su guion. En otras, por el contrario, tratarán de diluirlos en un marasmo, los alienarán, los reducirán a masa pura, sin criterio, sin identidad, todo es colectivo.

Volviendo a la historia de aquellos jóvenes, vivían tan ensimismados que actuaban como si el mundo hubiera empezado a rotar gracias a ellos y como si solo ellos fueran capaces de garantizar esa rotación. Se pasaban el día reivindicando su bondad, sus grandes virtudes, su ojo crítico y capacidad analítica, sus grandes soluciones a los problemas sociales de siempre. En fin, cayeron en lo mismo que antes hicieron millones y millones de jóvenes. También los que justo se iniciaban en la categoría de «señor». Se creían indispensables, imprescindibles, desestimaban, casi despreciaban por sistema lo anterior y a quienes les precedieron. Lo anterior, por cierto, dicho sea de paso, era lo que les permitió a ellos y ellas ser lo que eran. Menuda paradoja, querían cambiar para los que vinieren detrás lo que a ellos les permitió llegar hasta donde estaban. Viene a mi mente la época de estudiante cuando analizábamos la obra de Paulo Freire, su Teoría y Práctica de la Liberación. Entonces llamó mi atención la siguiente reflexión: «Pero casi siempre, durante la fase inicial de la lucha, en lugar de luchar por la liberación, los oprimidos tienden a convertirse ellos mismos en opresores…». La historia de aquellos jóvenes recordaba estos trazos. 

Por un tiempo no muy largo aquellos jóvenes siguieron debatiéndose entre yoes y, coparon escenarios y primeras planas, ostentaban juventud de cuerpo, pero no de espíritu. Atravesando días, uno de ellos escuchó una voz decir: «cuidado señor». Y así, como si nada, ahora los mayores eran ellos y otros  jóvenes briosos les empujaban, les querían, fuera. 

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Productos Álvarez Gómez CADA MES, SORTEAMOS UNA MAGNÍFICA
CESTA DE PRODUCTOS ÁLVAREZ GÓMEZ,
VALORADA EN 100 €

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso