Plusesmas.com

Blog de Isabel García Olasolo. Plusesmas.com

¿Qué tal? Soy Isabel García Olasolo, directora editorial de Bayard durante muchos años. Ahora, jubilada y presidenta de la Fundación Bayard, me gustaría compartir desde este blog mis pensamientos, anécdotas y experiencias con vosotros, ¿Quedamos aquí? Os espero.

La tentación se llama fútbol

lunes, 13 de abril de 2015

“Zorro plateado” (lo digo con todo cariño), casado o con pareja estable (esto es fundamental), aficionado al fútbol y al sillón ball… Muchos maduritos de nuestro entorno no resisten la tentación de ver un partido tras otro en la tele, con la consiguiente protesta de las mujeres.  

Para nuestros “chicos”, la liga es como un ligue pero facilón: no es preciso ir a buscarlo, se presenta en su propio salón (que también es nuestro) y les proporciona un placer que dura hora y media con un descansito de quince minutos  para recuperarse. Si triunfa su equipo, la felicidad los deja al borde de un ataque de afición, si pierde, también, y siempre el estrés los pone a cien. ¡Pues no digamos nada del gustazo que les  proporciona un partido en vivo, en el campo de batalla!

A las mujeres también nos gusta el futbol, no a todas, y en general, sentimos una pasión más controlada, por lo que veo y oigo. El problema está en el empacho. ¡Hasta los bombones cansan! No nos quejamos de la abundancia de fútbol en la tele, sino de la adicción de los aficionados, que para muchas parejas es motivo de fricción, a veces explosiva, a veces contenida. 

La vida en común tiene estas cosas. Y como con la edad se agudizan las tendencias, buenas y malas, las expectativas de un acuerdo son escasas, a no ser que alguien tenga la fórmula mágica.

Confieso que he logrado cogerle gusto a los partidos que prometen más interés. No soy forofa de ningún equipo pero tengo mis favoritos, y a veces, el corazón “partío”.

¿Será el instinto de supervivencia?

Siempre queda la esperanza de que ellos, los futboleros (espero que alguno se conmueva), un día cercano, en un derroche de amor y generosidad, seleccionen los partidos que quieren ver. Sencillamente. Porque, fútbol sí, ¡pero no tanto, hombre!

Comentarios (0)

* *

*