LOS DERECHOS NUNCA ESTÁN DE SALDO

Comienza a planificar las rebajas de enero

Comienza a planificar las rebajas de enero

Están a la vuelta de la esquina, pero aún tenemos tiempo para aprender a rentabilizarlas al máximo. Las rebajas de enero son la mejor ocasión para adquirir productos de calidad a mejor precio, siempre que lo hagamos con racionalidad y criterio y exijamos los mismos derechos y garantías que en cualquier otra época del año.

Cada año la imagen se repite en todos los telediarios: decenas de personas que se agolpan a las puertas de un gran centro comercial para ser los primeros en hacerse con el chollo de las rebajas de enero. La escena es típica y tópica pero indicativa de una realidad: esperamos las rebajas con ganas y gastamos mucho en ellas.

Se estima que cada consumidor deja unos 200 euros en las rebajas más esperadas del año. Y ganamos todos: el comerciante, porque da salida rápida a la mercancía y los consumidores, que pueden llegar a ahorrar desde un mínimo del 10%, hasta el 30 o incluso el 60%.

Sacar el máximo partido a este periodo de ventas es fácil si planificamos bien nuestras compras. Tanto la dirección general de Consumo como las comunidades autónomas y las organizaciones de consumidores coinciden en la necesidad de seguir algunos consejos básicos para evitar los excesos.

Prepara una lista de los artículos que necesitas y fija la cantidad máxima que quieres gastar.

Aprovecha las vacaciones de Navidad para elegir lo que comprarás después y anota los precios. Te permitirá controlar el ahorro durante las rebajas.

No te dejes llevar por las prisas. El agobio y los empujones de los primeros días puede llevarte a comprar de forma compulsiva. La duración de las rebajas –un mínimo de una semana y un máximo de dos meses, según determinación del comerciante- te permite tomarlo con calma. Compara precios en varios establecimientos.

El precio antes y después. Comprueba que en la etiqueta figure, junto con el precio rebajado, el precio anterior o el porcentaje en el que está rebajado.

Devuelve lo defectuoso. Todos los comerciantes tienen la obligación de admitir la devolución de los productos defectuosos o, según los casos, de repararlos. Otra cosa es el cambio de modelo o de marca. No existe obligación por parte del comercio de aceptar devoluciones. Lo mejor es que, antes de efectuar la compra, te informes de la política de ventas de la tienda.

Lucha por tus derechos. No te dejes engañar y ante cualquier situación irregular puedes solicitar las hojas de reclamaciones y acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor más próxima. Recuerda. que durante las rebajas, el consumidor tiene los mismos derechos que durante el periodo ordinario de ventas. Puedes seguir utilizando las tarjetas de crédito como forma de pago habitual y deben darte las mismas garantías y servicios post-venta previstos en la normativa.

Cómo reclamar en rebajas

➤ Pida la hoja o el libro de reclamaciones. El establecimiento está obligado a tener este tipo de documento y facilitárselo gratuitamente. Siga las instrucciones que aparecen en él y entregue a la Administración la copia correspondiente para que pueda tramitarse su reclamación. Si la empresa le niega la hoja de reclamaciones, pida auxilio a la autoridad a fin de que se le sancione.

➤ Si no ha sido posible obtener la hoja de reclamaciones, presente su reclamación por cualquier otro medio en la oficina municipal de información al consumidor (OMIC) de su ayuntamiento.

➤ En el escrito de reclamación deberá identificar claramente a la persona o empresa contra la que quiera reclamar, así como hacer un relato claro y sucinto de los hechos que motivan la reclamación, acompañando toda la documentación de que disponga y que pueda servir para apoyar su pretensión.
➤ Guarde todas las facturas, tiques, contratos, publicidad y demás documentación que le entreguen cuando compre un producto o contrate un servicio. Y asegúrese de que constan por escrito todas las ofertas, promesas y regalos que le ofrecen.

➤ La reclamación permite que las Administraciones de consumo puedan mediar entre el consumidor y el empresario para que ambos intenten llegar a un acuerdo, que no siempre se da. Otra vía de solución, que está en auge, es el arbitraje. En la Comunidad de Madrid hay más de 14.000 empresas adheridas voluntariamente a este sistema que funciona como un procedimiento extrajudicial y gratuito que termina en un laudo de obligado cumplimiento para las partes.

➤ Los establecimientos adheridos a arbitraje exhiben el logotipo naranja reproducido en esta página, que representa un aval de calidad en su servicio. Es decir, consumir en esos establecimientos ofrece la seguridad de que van a responder ante cualquier problema. Para que se ponga en marcha el procedimiento, el consumidor deberá solicitarlo por escrito en los organismos competentes en consumo.

➤ Si algún producto le ha ocasionado algún daño por un problema de seguridad, consérvelo y notifíquelo a las citadas Administraciones de consumo a fin de que puedan adoptar las medidas necesarias para evitar daños a otras personas.

 

Relacionados

Comentarios