Plusesmas.com

Exfoliación, consigue más luz para tu piel

Exfoliación, consigue más luz para tu piel

La exfoliación de la piel de la cara y del cuerpo, al menos dos veces en semana, asegura una verdadera regeneración epidérmica, al eliminar por completo las células muertas que quedan adheridas en la capa superficial. El resultado es una mayor luminosidad y una mejor absorción de las cremas, lo que incrementa su eficacia.

La piel renueva sus células de forma natural (en el baño, con el roce de la ropa...) cada 30 días aproximadamente. Pero con el paso de los años, el abuso de cosméticos agresivos, el estrés, etc., este proceso se ralentiza y se van acumulando células muertas, toxinas e impurezas en la capa más superficial de la piel.

La exfoliación (peeling, en inglés, gommage, en francés) tiene la misión de eliminar esos «residuos» que se depositan en la capa córnea y que, si no se retiran, dejan la piel opaca, áspera y gruesa. Esa es su función primordial, pero tiene otras ventajas: activa la microcirculación, devuelve la vitalidad a los cutis con aspecto apagado y cansado, y elimina «barreras» en la epidermis, por lo que las cremas de tratamiento penetran mejor y se multiplica su eficacia.

¿Cuándo?
La frecuencia de la aplicación suelen especificarla los mismos productos, pero lo habitual es usarlo 2-3 veces por semana. Si la piel comienza a irritarse, significa que la exfoliación está siendo excesiva, por lo que habrá que suspenderla.

¿Tratamiento de verano o de invierno?
De todo el año, aunque conviene más en invierno, porque durante los meses fríos se produce un aumento de las impurezas dado que la sudoración, que ayuda a barrer las toxinas, es menor.

¿Cara o cuerpo?
En cara y cuerpo, pero de forma diferente. La piel del cuerpo es más seca que la del rostro porque la capa hidrolipídica es menos densa y tiene menos glándulas sebáceas, y esto hace que la acumulación de células muertas sea mayor. Por lo tanto, el peeling es más necesario en el cuerpo que en la cara.

Tipos de exfoliantes
Existen dos tipos de exfoliación: la química y la mecánica. La primera se realiza con lociones formuladas con ácidos (alfahidro-xiácidos en su mayoría), que disuelven los enlaces que mantienen unidas las células muertas de la superficie. La exfoliación mecánica se realiza con guante de crin o cosméticos granulados que desincrustan las escamas de la piel, para que luego puedan ser retiradas con agua.

Es precisamente la exfoliación mecánica la más habitual. Podemos encontrar productos en forma de crema, en cuya composición incluyen micropartículas esféricas derivadas del coral, cáscara de huevo, concha de ostras... Además de alisar la piel, activan la circulación. Pueden también presentarse en forma de gel (los microgránulos son más «blandos» y suelen incluir ingredientes limpiadores). También se comercializan en forma de pastilla de jabón, que limpian y exfolian en un solo gesto, aunque el arrastre es menor. Estos dos últimos, al ser los menos agresivos, se suelen recomendar cuando las epidermis son finas y muy sensibles.

Cómo usarlo
➤ Sea cual sea el tipo de producto, es importante aplicarlo con masaje. Este debe ser suave, con movimientos circulares y amplios en el vientre, glúteos y en sentido ascendente, en las piernas y brazos. Puede hacerse con la palma de la mano abierta o con una esponja o guante de crin. La exfoliación del rostro y cuello debe realizarse directamente con los dedos.

➤ Unos se aplican sobre la piel seca y luego se aclaran. Los más, se extienden sobre la piel humedecida (puede hacerse bajo la ducha), y se masajean hasta que la parte cremosa del producto desaparezca y solo queden los «microgránulos». El exceso se retira con el agua de la ducha o con una esponja.

Ideal...
Siempre es conveniente la limpieza profunda de la piel, pero hay situaciones en las que resulta casi imprescindible...
➤ Para prolongar el bronceado. La exfoliación refuerza el color,
eliminando las células muertas de la superficie que empañan el tono dorado.
➤ Antes de aplicar el autobronceador, para conseguir un resultado verdaderamente uniforme.
➤ Antes de la depilación, con el fin de evitar que el vello quede bajo la piel.

Sonsoles Pimentel y Lola Pérez Collado

Relacionados

  • Consigue una piel de seda

    Consigue una piel de seda

    Cuidarse la piel es conveniente durante todo el año, pero, después del verano, resulta imprescindible. Te ofrecemos una selección de productos específicos para que tu piel vuelva a estar en forma, como en los mejores tiempos. Hoy es posible porque hay grandes firmas de cosmética que han probado lo que prometen.

  • Objetivo: borrar las manchas de la piel

    Objetivo: borrar las manchas de la piel

    Hace apenas 20 años, las mujeres las ocultaban bajo gruesas capas de maquillaje. Hoy, el láser y otros tratamientos dermatológicos pueden eliminar o difuminar esas antiesté­­ticas manchas que nos recuerdan el implacable paso del tiem­­po.

  • Quédate con lo mejor del sol

    Quédate con lo mejor del sol

    El sol es un gran seductor. No puedes vivir sin él. Te llena de energía, optimismo, salud. Te hace sentirte más joven. Pero, cuidado, porque esa «pasión» te puede quemar... o devolverte todo tu esplendor.

  • En tu madurez… Siempre atractiva

    En tu madurez… Siempre atractiva

    Los efectos nocivos del cambio hormonal que se produce con la llegada de la menopausia pueden combatirse con una combinación acertada de dieta y cosmética, que ayudará a devolver la juventud a nuestra piel. Porque está en ti seguir manteniéndote joven.

  • Alimentos que cuidan tu piel

    Alimentos que cuidan tu piel

    Entre los alimentos más eficaces para prevenir y combatir la acción oxidante de los radicales libres generados por la exposición al sol están los siguientes.

  • Chequea el riesgo de tu piel

    Chequea el riesgo de tu piel

    Contesta a estas preguntas y conocerás si tu piel corre riesgos especiales en su exposición al sol. Te damos, además, las claves para prevenir eficazmente los efectos nocivos.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso