¿Qué puedes hacer?

En tu madurez… Siempre atractiva

En tu madurez… Siempre atractiva

Los efectos nocivos del cambio hormonal que se produce con la llegada de la menopausia pueden combatirse con una combinación acertada de dieta y cosmética, que ayudará a devolver la juventud a nuestra piel. Porque está en ti seguir manteniéndote joven.

Para la mayoría de las mujeres, la menopausia comienza silenciosamente alrededor de los cuarenta y cinco años, cuando el ciclo (o periodo menstrual) empieza a ser menos regular. La disminución en los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona causa cambios en la menstruación, hasta su completa desaparición. Es un paso dentro de un proceso lento y largo de envejecimiento reproductivo.

¿Qué pasa en la piel?

Está científicamente comprobado que la menopausia incide en gran manera en la textura y elasticidad de la piel provocando modificaciones progresivas desde la superficie a las capas más profundas.

En la superficie hay una gran pérdida de agua y disminución de la función de secreción de las glándulas sudorales y sebáceas cuyas consecuencias son el debilitamiento de la capa hidrolipídica y que las células que componen la epidermis, los corneocitos, no se exfolien uniformemente sino por fragmentos, de modo que la capa córnea se espesa de forma irregular. La piel, por tanto, está más expuesta a la deshidratación y a los factores externos (sol, temeratura).

La epidermis se vuelve más fina, a causa de que la renovación de las células se produce más lentamente.

Pero también los efectos de la menopausia se reflejan en la dermis por la modificación del colágeno y el deterioro de las fibras elásticas, la disminución de la actividad de los fibroblastos, células que sintetizan el colágeno y la elastina, y la alteración de los glicosaminoglicanos, que constituyen la sustancia que rellena los espacios entre las fibras de colágeno y la elastina.

Con todos estos factores, se va produciendo un envejecimiento de la piel –se vuelve más pálida, fina, menos elástica y más frágil– y aparecen las arrugas. También empiezan a asomar las manchas de edad, unido al descolgamiento de los tejidos.

¿Qué se puede hacer?

Proteger e hidratar la piel utilizando productos específicos para la menopausia. Pero, también, seguir una dieta rica en antioxidantes, especialmente, betacaroteno (en mango, zanahoria, melocotón...), vitamina C (en casi todas las frutas y verduras frescas), vitamina E (en panes y cereales integrales y frutos secos) y ácidos grasos esenciales (en pescados, nueces, almendras...) retrasa la aparición de arrugas. Beber 8 vasos de agua al día también ayuda a mantener las células de la piel hidratadas.

Lola Pérez Collado/Eva Frutos

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Relacionados

Comentarios