Plusesmas.com

5 trucos de la abuela para limpiar la freidora

5 trucos de la abuela para limpiar la freidora

¡Limpiar una freidora no es fácil! O al menos, hasta ahora... Te descurbiremos los trucos más ecológicos y económicos para lograrlo sin grandes dificultades.

 

 

 

 


1. La harina

La harina tiene propiedades absorbentesPor lo tanto, es un producto alimenticio ideal para limpiar adecuadamente tu freidora. Para ello, quita primero el aceite de la freidora cuando esté fría para que no quemarte. Para eliminar el exceso de aceite, espolvorea generosamente la parte inferior de la freidora con harina y utiliza una espátula de madera para formar una pasta raspando bien los bordes. Extrae y tira las bolas de masa formada con la harina y el aceite sobrante en una bolsa de basura y quita el resto con papel. Lava la freidora como de costumbre sin olvidar los rincones y ranuras.

2. El jabón negro

Conocido por sus propiedades desengrasantes, el jabón negro será muy útil para limpiar tu freidora. Pon una buena cantidad de jabón negro en una esponja húmeda, frota, luego enjuaga ... ¡Admira el resultado!

3. Bicarbonato de sodio

Espolvora la parte inferior de la freidora con bicarbonato de sodio. Deja actuar durante al menos 30 minutos. A continuación, limpia con una esponja y un poco de líquido lavavajillas. Enjuagua bien y.. ¡mágnifico!

4. Los cristales de sosa

Después de retirar el aceite, verter 100 g de cristales de sosa en la freidora. Cubrir con 100 ml de agua caliente y añadir 100 ml de vinagre blanco. Deja que la química actúe durante 5 minutos antes de pasar una esponja húmeda y enjuágalo bien. Para manejar los cristales de sosa, proteje tus ojos y usa guantes protectores. Los cristales de soda pueden ser irritantes para la piel.

¿Dónde encontrar los cristales de soda? Puedes encontrarlos a través de Internet, en herbolarios y algunas superficies grandes superficies.

5. Sal gruesa y vinagre blanco

Junto al vinagre blanco, la sal gruesa desincrusta las grasas pegadas a la pared, que se derriten como por arte de magia. Diluir dos cucharadas de sal gruesa en un vaso de vinagre blanco caliente. Verter el todo en la freidora y frotar suavemente con una esponja.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*