Los jubilados más afectados por la inflación

Los jubilados más afectados por la inflación

Los efectos de la inflación los nota todo el mundo, pero el colectivo de los pensionistas sufre aún más las consecuencias.

El primer trimestre del 2022 la inflación ha subido en nuestro país batiendo records históricos. Como siempre ocurre, este tipo de records no benefician en nada al consumidor; al contrario. Y si la inflación sigue disparada y los precios siguen subiendo, cada vez más gente se verá en serias dificultades para llegar a fin de mes. Nos preocupan especialmente los pensionistas, que son el colectivo más vulnerable y sobre el que recaen las peores consecuencias de los vaivenes económicos.

Cómo afecta la inflación a los jubilados

Sin duda hay jubilados que se verán más afectados que otros por la inflación. Si nos fijamos en zonas geográficas, nos damos cuenta de que hay algunas comunidades autónomas donde los precios han subido más del 10 %. En esta escalada inflacionista salen peor parados los pensionistas de Castilla la Mancha, Castilla León, Aragón, La Rioja, Galicia y Extremadura.

Que la inflación esté situada en estos momentos en un 9,8 % afecta directamente al bolsillo de todos los consumidores. Las subidas se notan en todo, pero especialmente en los productos y servicios básicos como la electricidad, el gasóleo y los alimentos. Unas subidas evidentes que se observan día a día y que van reduciendo las posibilidades del carro de la compra. Pero como ya hemos señalado, hay comunidades autónomas en las que a los jubilados aún les salen las cuentas.

En este sentido los jubilados de Madrid, Canarias y Ceuta están notando un poco menos los efectos de la inflación, al menos de momento. Pero las consecuencias de la subida de precios no solo son diferentes por cuestiones geográficas, también se observan dependiendo del tipo de pensión. Así, los más afectados son aquellos beneficiarios de pensiones mínimas y pensiones no contributivas que cobran unas cuantías mensuales con las que apenas se puede sobrevivir.

Hay que recordar que las pensiones mínimas están este año en unas cuantías que rondan los 890 €, o bien los 720 € o 685 € dependiendo de si se tiene cónyuge o no y de si éste está a su cargo. Por su parte, las pensiones no contributivas consisten en unos 421 € al mes que hacen muy complicado llegar a fin de mes. Pero por poner un punto positivo a esta inflación, también es cierto que las pensiones subirán considerablemente en 2023.

Artículo recomendado

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Lamentablemente es una situación que pasa más de lo que todos querríamos. La persona mayor está bien, es totalmente autónoma, pero de pronto una caída, un...

Relacionados

Comentarios