LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN

¿Qué riesgos tienen para la salud los desequilibrios alimentarios?

¿Qué riesgos tienen para la salud los desequilibrios alimentarios?

Los desequilibrios alimentarios conducen a un desequilibrio del peso: se engorda o se adelgaza demasiado. Y esto tiene sus riesgos correspondientes.

Una pérdida de peso demasiado importante conlleva carencias, sobre todo de micronutrientes (vitaminas y minerales). Estas carencias pueden disminuir las reservas naturales que permiten, por una parte, satisfacer las necesidades del organismo en general y, por otra, prevenir numerosos problemas. Así, una carencia de calcio, por ejemplo, tiene relación directa con la osteoporosis y el consiguiente riesgo de fracturas provocado por esa baja densidad del tejido óseo.

En cuanto al sobrepeso y la obesidad, una de las principales complicaciones es la aparición de la diabetes de tipo 2, consecuencia de un exceso de células productoras de ácidos grasos libres, lo cual perturba la acción de la insulina. Iniciado ese proceso, las reacciones se encadenan: la insulina se vuelve menos eficaz, el nivel de azúcar ya no está regulado, y aumenta el problema de sobrepeso, pues este desequilibrio impide que el cuerpo queme eficazmente las grasas. Es un verdadero círculo vicioso. Por otro lado, el almacenamiento de grasas puede producir problemas de colesterol y triglicéridos (que a su vez son responsables de complicaciones cardiovasculares, porque la grasa se deposita en los vasos sanguíneos). En fin, una obesidad grave puede poner la vida en peligro. Un exceso de peso del 15 al 25% disminuye la esperanza de vida en un 16%. El riesgo se eleva al 30% para un exceso de peso de entre el 25% y el 30%.

¿Se pueden identificar las causas de estos problemas?

En la gran mayoría de los casos, los problemas derivados de la diabetes del tipo 2 y de anomalías en los niveles de colesterol son consecuencia de la sobrealimentación y de la falta de actividad física. En cuanto a las carencias de nutrientes, están relacionadas a la vez con la edad y con una alimentación insuficiente. Pero, en general, la consulta a un endocrinólogo raramente se debe a una única causa, más bien se trata de un conjunto de causas distintas que hay que identificar.

Además de la alimentación, el aumento de peso puede deberse también a un tratamiento médico. Por ejemplo, la medicación habitual con corticoides en fuertes dosis produce un almacenamiento de agua y grasa en el organismo. El médico debe por lo tanto acompañar el tratamiento con indicaciones alimentarias precisas para evitar el sobrepeso; recomendará particularmente prestar mucha atención a la sal, al azúcar y a las grasas. Por otra parte, los problemas hormonales pueden conducir a un aumento de peso. Es el caso de la insuficiencia tiroidea o de alguna disfunción de las glándulas suprarrenales.

Relacionados

Comentarios