Alimentación en pacientes oncológicos en tratamiento

Alimentación en pacientes oncológicos en tratamiento

El cáncer constituye una de las principales causas de morbimortalidad del mundo, siendo la desnutrición un factor predictor independiente de morbimortalidad. Los pacientes oncológicos tienen un riesgo elevado de padecer desnutrición, siendo muy prevalente ya en el momento del diagnóstico, aunque se puede desarrollar en cualquier momento del tratamiento

Las necesidades nutricionales del paciente oncológico son similares a las que se pueden establecer para los grupos de población de acuerdo con la edad, sexo y actividad física. No obstante, debe valorarse cada paciente teniendo en cuenta el tipo de tumor y su localización, el tratamiento, si hay presencia de metástasis y el estado nutricional en el momento del diagnóstico.

Es muy frecuente en el paciente oncológico la pérdida de peso y la falta de apetito. La intervención nutricional ha de ser precoz, personalizada a cada paciente y debe considerarse como parte integral en el tratamiento. Tanto al inicio de la enfermedad, como durante todo el proceso. Los objetivos deben encaminarse a frenar la pérdida de peso y mantener el peso corporal en límites de normalidad. Programar una dieta con el máximo equilibrio de nutrientes posible, con una hidratación adecuada. Un buen estado nutricional facilita poder seguir con el tratamiento previsto.

Los tumores con más repercusión sobre el estado nutricional son los del aparato digestivo (estómago, páncreas y colon).

Así mismo el tratamiento puede producir alteraciones del sabor, diarrea, estreñimiento, llagas en la mucosa de la boca, entre otras, que provocan una disminución de la ingesta. En estas situaciones personalizar la dieta es imprescindible.

En general, se aconsejará realizar una alimentación lo más variada posible y cocinada de manera sencilla para evitar la sensación de plenitud y facilitar la digestibilidad de los alimentos. Se recomienda cocinar en casa con alimentos de temporada, de proximidad y evitar productos procesados.

La comida se repartirá en 5-6 veces al día (desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y resopón), sobre todo en los pacientes que tengan menos apetito y les cueste realizar raciones completas en las comidas principales (desayuno, comida y cena). Se aprovechará la hora del día que el paciente tenga más apetito para hacer la comida más completa, en muchos pacientes suele ser el desayuno o la comida. La presentación juega un papel muy importante en la aceptación de los alimentos. Por ello, se prepararán raciones pequeñas y atractivas. Se deberá tener en cuenta también la temperatura y/o la textura en caso alteración del sabor o de llagas en la boca.

En muchas ocasiones la dieta oral es insuficiente para mantener un adecuado estado nutricional y se debe recurrir a suplementos nutricionales completos o módulos de proteínas. El objetivo es aportar la mayor cantidad de nutrientes en una misma ingesta, sin un aumento de volumen de la misma.

Insistimos en que estas recomendaciones generales, deben individualizarse a cada paciente, por lo que es imprescindible contar con profesionales expertos en el tratamiento de estos pacientes, para hacer una orientación adecuada en cada caso y siempre con consejos contrastados y documentados por las sociedades científicas

Dra. Raquel Nogués
Especialista en Nutrición y Dietética, responsable de la unidad de Nutrición del centro Médico Teknon y secretaria de la Societat Catalana d’Alimentació i Dietètica Clínica, y miembro de Top Doctors.
https://www.topdoctors.es/doctor/raquel-nogues-boqueras
Sra. Mariona Paya
Especialista en Nutrición en la unidad de la Dra. Nogués, en el Centro Médico Teknon.

 

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Relacionados

Comentarios