CALIDAD DE VIDA

Afrontar las crisis de la edad madura

Afrontar las crisis de la edad madura

La calidad de la vida depende del desarrollo de una serie de tareas vitales básicas, entre las que se encuentra la necesidad de asumir los cambios derivados de la edad.

CONTENIDO:
Las principales tareas de la vida adulta: el amor y el trabajo
¿Cómo nos afecta psicológicamente la jubilación?
Aceptar el propio ciclo vital

Cada individuo construye activamente la calidad psicológica de su vidaal ir superando las principales crisis de cada edad, una serie de «asignaturas» fundamentales para la vida de las que depende nuestra capacidad para afrontar las dificultades que surgen en cada momento evolutivo. Cuando estas tareas se superan adecuadamente, contribuyen a desarrollar habilidades vitales básicas, proporcionan una buena base para la solución de las tareas siguientes y hacen a la persona menos vulnerable a los problemas y dificultades que toda trayectoria vital supone. Por el contrario, la deficiencia producida por una inadecuada resolución de estas tareas obstaculiza la superación de las siguientes y aumenta la vulnerabilidad psicológica del individuo.

Entre las principales tareas y habilidades evolutivas que es preciso construir antes de la edad adulta cabe destacar las cuatro siguientes:
1) La capacidad para establecer vínculos basados en la confianza, tarea crítica que se resuelve en el contexto de la relación de apego entre el niño y los adultos encargados de su cuidado, en la que se adquieren los primeros modelos de cómo son las relaciones sociales, lo que puede esperarse de uno mismo y de los demás y la forma de responder a situaciones de tensión emocional.

2) El sentido de la propia eficacia y la autonomía para realizar tareas y afrontar el éxito y el fracaso, capacidad que comienza cuando el niño reconoce su conducta como algo que le pertenece y que es distinta de la de los demás, estimulando así su autonomía e iniciativa, y llevándolo a explorar e interactuar en un ambiente cada vez más amplio, a fijarse objetivos y a dirigirse en función de ellos.

3) La capacidad para las relaciones entre iguales, en cuyo contexto se adquieren las habilidades sociales más sofisticadas, necesarias para colaborar, negociar, intercambiar el estatus y hacer amigos.

4) La construcción de la propia identidad, principal tarea evolutiva de la adolescencia, a partir de la cual se elabora un proyecto vital en las diversas esferas de la vida adulta tomando decisiones que van a orientar el resto de la vida.

María José Díaz-Aguado. Catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Complutense.

Relacionados

Comentarios