Plusesmas.com

REMEDIOS CASEROS

Cómo evitar y curar rozaduras de los zapatos en los pies

Cómo evitar y curar rozaduras de los zapatos en los pies

Has estrenado zapatos y te ha vuelto a pasar. Sabes que tu nuevo calzado necesita adaptarse a tus pies (y viceversa), pero apenas puedes caminar como para darles otra oportunidad, al menos durante los próximos días. Tienes rozaduras en el meñique, en la parte de atrás... ¡hasta te ha salido una ampolla!

Deja de preocuparte. Tenemos solución tanto como para prevenir como para curar.

 

Trucos de la abuela para evitar rozaduras de los zapatos

  1. Crema hidratante. Antes de ponerte los zapatos, cubre de crema hidratante tanto las zonas de los zapatos susceptibles de dañarte como tus pies, que estén siempre bien hidratados. También puedes utilizar vaselina, alcohol e incluso agua caliente.
  2. Papel de periódico. Si los zapatos te rozan porque te quedan un poco estrechos o pequeños, antes de usarlos mételes dentro papel de periódico. Si está humedecido, mejor. Hay quien incluso opta por meterle una bolsa de agua e introducirlos en el congelador (con el frío, el agua aumenta de tamaño y, con ella, los zapatos)
  3. Úsalos antes en casa. Camina con ellos en casa, a ser posible y si no hace mucho calor, con calcetines puestos. De esta forma se irán agrandando, haciéndose a tus pies. En este proceso de adaptación es mejor que, si te hacen daño, estés en casa que en la calle.

Trucos de la abuela para curar rozaduras en los pies

  1. Agua con sal. Tus pies están llenos de rozaduras e incluso ampollas por tus nuevos zapatos. Mételos en un barreño de agua con cuatro cucharadas de sal y déjalos dentro durante 15 minutos. Al principio picará, pero enseguida sentirás el alivio.
  2. Bicarbonato de sodio, agua oxigenada y romero. Echa en un barreño con agua caliente un poco de bicarbonato de sodio, agua oxigenada y unas ramitas de romero (es antiinflamatorio). Moja con un algodón y aplica suavemente sobre las rozaduras.
  3. Ajo y tomillo. Primero, lava tus pies en agua caliente con un poco de tomillo (desinfectante y antiinflamatorio). Reposa 20 minutos y pica un par de dientes de ajo (ideal para curar heridas) con un mortero. Imprégnalos en una gasa y aplica en tus ampollas y rozaduras.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*