El avance tecnológico al servicio de los cuidados

El avance tecnológico al servicio de los cuidados

La tecnología llegó para quedarse y en infinitas ocasiones para facilitarnos la vida. Digitalizar nuestros hogares puede ser un gran aliado para el cuidado y supervisión de nuestros mayores. Desde soluciones sencillas que cualquier persona puede instalar hasta sistemas sofisticados, todos ellos al servicio de las personas.

La domótica se instaló en nuestras vidas en los años 70, nace de los avances constantes de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) que nos llevan hasta la creación del llamado Hogar Digital (término acuñado por Telefónica, en su Libro Blanco del Hogar Digital y las infraestructuras de telecomunicaciones, en el año 2003).

A la hora de elegir opciones tecnológicas es importante conocer lo que el mercado puede ofrecernos y, sobre todo, evaluar nuestras necesidades para disponer de las mejores alternativas. Saber qué existe y en qué nos puede ayudar nos aportará soluciones valiosas para conjugar la conciliación en los cuidados. Para ello es necesario situarnos en cada ámbito de intervención, detectar aquellos espacios que pueden suponer un riesgo para nuestros mayores en su día a día, y comprobar la usabilidad de las distintas alternativas. Esto quiere decir que es importante que valoremos la capacidad de interactuar de nuestros mayores con la tecnología antes de decantarnos por una opción u otra. El objetivo es dotar de autonomía e independencia a las personas mayores y aportar alternativas que mejoren el entorno de los cuidados apoyándonos en la tecnología.

A continuación repasamos las mejores soluciones que abarcan distintos sectores y ámbitos del entorno de los cuidados.

Seguridad en el hogar; la tecnología nos ofrece una variedad de dispositivos que emiten alertas en el caso de que se sufra alguna anomalía en nuestro domicilio. Sensores de temperatura, humo, agua, gas... Elementos básicos y de fácil instalación que nos pueden alertar de una inundación al elevarse el nivel de humedad, de un incendio, gas, etc.

Las bombillas inteligentes son una buena alternativa para las noches, con sensores que se encienden de forma automática o incluso conectadas a asistentes virtuales que se pueden encender usando la voz. Esto es extensible a otros mecanismos como persianas, los sistemas de calefacción, incluso una gran variedad de electrodomésticos.

Las cámaras de vigilancia vienen integradas en muchos sistemas de alarmas domésticas, pero existen otros usos que nos pueden ayudar a tener hogares seguros, por ejemplo, usándolas en el exterior para comprobar quién llama a nuestra puerta, viendo que ocurre en el interior de nuestro hogar a tiempo real, etc.

La movilidad de las personas mayores, tanto fuera como dentro de casa, es uno de los temas que más preocupan al entorno cuidador. Conjugar independencia y autonomía con evitar riesgos como caídas puede equilibrarse con algunas de las siguientes medidas.

Existen en el mercado relojes que monitorizan a la persona cuándo sale fuera de su domicilio, que la ubica gracias a la incorporación del sistema de posicionamiento global (GPS) e incluso puede alertar si se aleja del perímetro establecido.

Dentro del hogar, la movilidad de las personas mayores, como ya se ha mencionado, es uno de los aspectos que mas preocupan a las personas cuidadoras y el entorno familiar. Detectar una caída a tiempo o una variación en el comportamiento errante puede alertarnos de una situación de riesgo.

Existen detectores de caídas que alertan ante una oscilación de la persona suelen ser dispositivos que se ponen en el cuerpo en forma de pulsera o cinturón.

Otra variedad de sensores son los que se incorporan en el domicilio, por ejemplo, detectores de presencia en la cama; son sistemas de presión en el colchón que emiten una alarma si la persona tarda en volver a la cama en un horario determinado o si por el contrario lleva mucho tiempo acostado.

Los detectores de patrones de comportamiento son alternativas muy interesantes de estudiar. Estos detectores son sensores que se colocan en distintas estancias del hogar y monitorizan los comportamientos; por ejemplo, si una persona tarda más de lo habitual en salir del cuarto de baño emite una alerta. También pueden detectar si una persona se encuentra desorientada comprobando si entra y sale muchas veces de la misma habitación.

Otros dispositivos pueden alertarnos de la apertura de la nevera, de la presencia o no en una determinada estancia y así, alertarnos o no de un posible riesgo.

En el ámbito de la salud existen multitud de medidas que pueden ejecutar mediciones de una forma sencilla; tensión, pulsaciones y que envían los valores a equipos especializados; son los llamados dispositivos de telemedicina vinculados a equipos médicos. También existen dispensadores de pastillas digitales que guardan y recuerdan la tomas de medicación. Es importante mencionar multitud de opciones de teleformaciones que existen, por ejemplo, para la adquisidor de hábitos saludables, rutinas de deportes supervisadas, que podemos llevar a cabo sin salir de casa.

Dentro de este campo no podemos olvidarnos del servicio de teleasistencia avanzada, el cual nos aporta atención y apoyo con una respuesta inmediata a situaciones de emergencia y necesidad. Para mas información sobre este tema:

https://www.plusesmas.com/cuidador-familiar/dependencia/teleasistencia-avanzada-el-futuro-de-la-seguridad-y-la-atencion/

Es en el entorno del ocio y las comunicaciones donde se hacen palpables los avances de la tecnología, la interconexión de todas las personas en cualquier rincón del mundo es una realidad en nuestros dias. Poner este avance al servicio de los cuidados es una realidad. Gracias a la telefonía movil, a los asistentes virtuales con pantalla, incluso desde la televisión convencional y una red WiFi es posible hablar y ver a nuestros mayores en  tiempo real. Las videollamadas, en el último año debido a la situación de pandemia, se han convertido en algo habitual en todos los hogares de nuestro país.

Los asistentes virtuales son grandes aliados para el ocio en el hogar, simplemente con la interacción se puede lograr situar a la persona en el presente, elemento esencial para las personas con deterioro cognitivo, por ejemplo, recordando el día de la semana en el que estamos, la estación del año y contando alguna anécdota histórica.

No podemos olvidar que muchas alternativas ofrecidas pueden requerir red WiFi en nuestros hogares, pero esta opción es ya una realidad en muchos domicilios de nuestros mayores. 

La tecnología avanza cada día y trae consigo infinitas alternativas como las que hemos repasado que harán nuestra vida mas sencilla. Muchas de las opciones que hemos revisado nos sirven para mantener a nuestros mayores más tiempo en su entorno, reducen situaciones de dependencia, fomentan el mantenimiento de la autonomía y aportan seguridad y confort. También nos ayudan a automatizar tareas dentro del domicilio y disfrutar de un tiempo de calidad con nuestros mayores, así como avanzar en un proceso de enriquecimiento personal y evitar situaciones de soledad no deseadas.

Integrar la tecnología en los cuidados, con la adecuada supervisión profesional, puede convertirse en un gran aliado para afrontar situaciones de dependencia.

Cristina Valero Ruiz
Trabajadora social

Artículo recomendado

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Lamentablemente es una situación que pasa más de lo que todos querríamos. La persona mayor está bien, es totalmente autónoma, pero de pronto una caída, un...

Relacionados

Comentarios