SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

Del 'síndrome del nido vacío' al 'síndrome del nido lleno'

Del 'síndrome del nido vacío' al 'síndrome del nido lleno'

Antiguamente era muy común sufrir el síndrome del nido vacío. Pero actualmente los hijos no se van, vuelven. Es el conocido como síndrome del nido lleno.

El síndrome del nido vacío es una sensación de soledad, tristeza y pérdida que los padres o tutores pueden sentir cuando sus hijos abandonan el hogar para vivir por su cuenta o crear una nueva unidad familiar.

Surgen síntomas del tipo fatiga crónica, ansiedad, miedos, desmotivación, apatía, estados depresivos, problemas sexuales y de relación con el conyugue, sentimientos de inutilidad… Aunque es más común en las mujeres, puede ocurrir en ambos sexos y es esencial prestar atención a uno mismo para detectar estos síntomas y, si se dan de forma severa, como en el caso de las depresiones, se recomienda acudir a un profesional de la psicología.

Te damos algunas pautas para afrontar el duelo de la marcha de los hijos del hogar y aliviar la sensación de pérdida.

Cómo superar el síndrome del nido vacío

  • Gestiona tu tiempo y haz aquellas cosas que siempre quisiste y no lograste hacer por la falta de éste.
  • Mantente ocupado y activo. Participa en nuevas actividades y explora aficiones aparcadas.
  • Asume nuevos retos y objetivos en tu día a día y busca cosas que te motiven.
  • Comparte tus sentimientos  con otras personas y si notas que algún síntoma se acentúa e interfiere notablemente en tu vida diaria pide ayuda profesional.
  • Acepta esta nueva etapa con alegría y optimismo, disfrutando de la vida y el éxito de tus hijos de una forma diferente a la de años anteriores.
  •  Acepta el nuevo rol como padre en la relación con tu hijo.  
  •  Potencia el reencuentro con tu pareja.Recientes investigaciones demuestran que las parejas mejoran su relación y su satisfacción conyugal aumenta.

Del síndrome del nido vacío al síndrome del nido lleno

Comienzan a venir a consulta padres con mucho estrés y un discurso en común: deben seguir sosteniendo a sus hijos adultos bien porque permanecen en el hogar o porque han tenido que volver afrontando alguna nueva situación. Este es el llamado “síndrome de nido lleno”, fenómeno inverso que está apareciendo en la actualidad porque los hijos adultos no terminan de marcharse de casa y permanecen a edades avanzadas en el hogar. Asimismo, también pueden haberse ido y regresar por motivos económicos, situaciones de paro, divorcios, educación extendida, problemas de drogas o alcohol, transiciones temporales, etc.

Este fenómeno genera en los padres o tutores una sensación de sobrecarga y frustración ante la posibilidad de no poder hacer frente al sustento de todos, de no poder disfrutar de su ansiada jubilación y de no ver recompensado todo su esfuerzo destinado a que sus hijos cumplieran el llamado “ciclo vital”. Además se producen forzosos cambios en el hogar y en sus rutinas  diarias, teniendo que reajustar la economía, los espacios y los tiempos, entre otros.

Consejos para aliviar el síndrome del nido lleno

  • Tiempo. Considerar que es una situación pasajera que tiene y debe tener retorno. Si pasado un tiempo razonable la situación continúa estancada y no se supera de manera natural, lo mejor es recurrir a la ayuda de profesionales.
  • El dialogo es clave. Es fundamental evitar los reproches y redefinir un pacto de convivencia entre todas las partes implicadas, logrando la conciliación de intereses y el respeto a las normas establecidas.
  • Entre adultos. Partir de la premisa de solucionar los problemas de convivencia, teniendo en cuenta que los conflictos se dan entre adultos capaces de elegir y decidir.  Por su parte, los hijos deben adaptarse a la rutina del hogar familiar durante el tiempo que permanezcan en casa de sus progenitores y saber agradecer el apoyo que les brindan sus padres y hermanos.
  • Paciencia. La adaptación llegará, tarde o temprano. Hay que saber relativizar y dar la importancia real a los problemas que surjan a diario. Saber distinguir entre lo urgente y lo importante. Y, además, saber que esta situación suele y debe ser transitoria.

Autores: Miguel Angel Maroto, Vanesa Blanco y Manuel Nevado

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Relacionados

Comentarios