TU PAPEL

Claves para ser una madrina 10 en la boda de tu hijo

Claves para ser una madrina 10 en la boda de tu hijo

Los novios han decidido que habrá boda la próxima primavera. ¿Vas a ser la madrina, como manda la tradición? Pues toma nota, porque en este día tan especial para tu hijo, la madrina, después de la novia, es la figura femenina más importante de la boda. Y hay que estar a la altura.

Con un año de antelación, ha comenzado la cuenta atrás. Y es que la mejor receta para que la boda de tu hijo sea un éxito es trazarse plazos y planes y respetarlos escrupulosamente. Con una buena organización, tendrán la más bonita de las celebraciones y, lo que es más importante, sin nervios ni angustias de última hora. En todo ese listado de preparativos, la colaboración de los padrinos es fundamental, ya que, con su ayuda, los novios pueden aligerar su cargadísimo planning.

Lo primero es reunirse con los novios y repasar la lista que, seguramente, ya han elaborado para organizar su enlace («encontrar» iglesia o juzgado, restaurante, pensar en el traje de novia/novio, en los invitados, el menú, la música, la decoración floral…). Repartir tareas es muy práctico, aunque hay que dejar bien claro desde el principio que no se trata de organizarles ni la boda ni la vida, sino, simplemente, de echarles una mano en un cúmulo de tareas que requieren tiempo. La colaboración es la clave para evitar tensiones e histerias. En el fondo, se trata de disfrutar tanto del día del evento como de los preparativos. Comienza la carrera contrarreloj.

¿En qué puedes ayudar?

  • Pedida de mano.Este acto tiene como fin que se conozcan más las dos familias. Puedes ofrecer tu casa y organizar una agradable cena, en la que, al final, es costumbre que los novios se intercambien regalos.
  • Lista de invitados. Elaborar junto a tu hijo la lista de invitados es algo casi necesario. Incluso puedes enviar tú misma las invitaciones una vez que se haya aprobado la lista definitiva. Hay que recopilar todas las direcciones, y las invitaciones han de enviarse con dos meses de antelación, para que los invitados se puedan organizar con tiempo. Se debe poner el S.R.C. (se ruega confirmación) en la invitación e incluir en el sobre una tarjeta de respuesta con su sobre y sello.
  • Prueba del menú. Una vez que se ha decidido dónde se celebrará el banquete y el menú, los novios, así como los padres del novio y de la novia, suelen ir a probarlo. Es la ocasión de sugerir cambios para que el resultado agrade a la mayoría de los invitados. No hay que olvidar prever un menú especial para los más pequeños.
  • El día después. Una vez concluido el festejo, hay detalles de los que se puede ocupar tanto la madrina como la madre de la novia: hacerse cargo de los regalos de última hora y las correspondientes tarjetas, recoger los trajes de ceremonia de los novios en caso necesario, papeleos...
  • Una regla de oro: intenta simplificar.

Susana Carrizosa

Relacionados

Comentarios