SISTEMA DE PENSIONES

¿Tienes tu pensión garantizada?

¿Tienes tu pensión garantizada?

El debate social está abierto. Los políticos, la prensa, los ciudadanos… coinciden en que sistema público de pensiones está amenazado. De momento, el saldo favorable entre cotizantes y pensionistas permite hacer frente a las prestaciones de jubilación. Pero, ¿hasta cuándo? La realidad cierta es que nuestra jubilación no será como la habíamos imaginado. ¿Has tomado ya medidas?

Dicen los expertos que el sistema público de pensiones será incapaz dentro de unos años de garantizar el pago de las pensiones a millones de jubilados si no se emprenden medidas de calado. Pero la reforma que se plantea en España se traducirá en la práctica en trabajar un mayor número de años para recibir unas pensiones de jubilación de menor cuantía. ¿Suficientes para vivir como estábamos acostumbrados? Seguro que no.

¿Qué hacer? Naturalmente, tomar medidas inmediatas e invertir hoy para el futuro. Diversos productos financieros permiten, al jubilarse, completar la pensión con unos ingresos extras. Pero cuidado, no tiene sentido asumir riesgos y poner en peligro los ahorros si lo que queremos es garantizarnos un complemento en la jubilación.

Rentabilidad asegurada

Una buena alternativa en estos momentos es recurrir a los Planes de Previsión Asegurados (PPA), un producto de ahorro para la jubilación con idénticas ventajas fiscales que los planes de pensiones, pero con interés añadido: la rentabilidad está garantizada. De esta forma, tendremos la seguridad de no perder el capital por la volatilidad de los mercados.

Los Planes de Previsión Asegurados (PPA) tienen características similares a los planes de pensiones y, al igual que ellos, solo se pueden rescatar antes de la jubilación en casos extraordinarios y ofrece prestaciones adicionales en caso de fallecimiento o invalidez. La única diferencia que les separa es que los PPA aseguran que, no sólo no perderemos capital, sino que obtendremos una determinada rentabilidad a un determinado plazo.

Aunque no tienen liquidez hasta la jubilación, estos productos permiten recuperar anticipadamente el dinero invertido en determinados casos, como es una enfermedad grave o desempleo.

Ventajas fiscales

Las primas pagadas a un Plan de Previsión Asegurado pueden reducirse de la Base imponible del IRPF hasta unos máximos. Para los mayores de 52 años las primas pueden alcanzar cifras anuales que oscilan entre los 16 750 euros y los 24 250 euros, en el caso de haber cumplido los 65 años.

Además existen otros casos especiales en los que se puede reducir la Base Imponible del IRPF. Este es el caso de personas con minusvalía igual o superior al 65%. Pero, también, si el cónyuge no dispone de ingresos propios o estos no alcancen los 8 000 euros, podrás realizar una aportación a su plan y reducirte hasta un máximo de 2 000 euros anuales en tu declaración de la renta (en Vizcaya, esta reducción es de hasta un máximo de 2 404,05 euros anuales).

Los rendimientos que vaya generando el Plan de Previsión Asegurado, no están sujetos a tributación hasta que el tomador comience a percibir la prestación.

En los tiempos que corren, no está de más acudir a productos conservadores que nos permitan tener la seguridad de que nuestro esfuerzo ahorrador no se perderá por el camino.

Relacionados

Comentarios (1)

artemir
10 mayo 2016 19:00
En la actualidad los partidos tradicionales se aseguran su permanencia favoreciendo a las empresas de gran capital. Es necesario que las nuevas leyes hagan cotizar no solo por trabajadores empleados sino también por máquinas sustitutorias, robots, medios informáticos, etcétera. Un saludo.

Página: 1 / 1 (1 Elementos)